lunes 18.11.2019

Condenan a un vecino de Noalla a dos años de prisión por atropellar de manera intencionada a su novia

El hombre, que semanas antes fue condenado por maltrato, provocó graves heridas y secuelas a la mujer
Fachada de la Audiencia de Pontevedra | d. a.
Fachada de la Audiencia de Pontevedra | d. a.

La Audiencia de Pontevedra ha confirmado la sentencia condenatoria de un vecino de Sanxenxo que atropelló de manera intencionada a su pareja en Noalla hace siete años. El hombre, condenado anteriormente por maltrato, deberá cumplir dos de prisión por un delito de lesiones, aplicándole la atenuante de dilaciones indebidas y la agravante de reincidencia, y también pagar 71.896 euros en concepto de indemnización a la víctima por las graves heridas, y secuelas, tanto físicas como psíquicas, que le provocó. 

La mujer recurrió en apelación la absolución de la aseguradora del coche como responsable civil, pero la Audiencia desestima sus argumentos y alcanza la misma conclusión que la juzgadora del caso, esto es, que queda excluida. Señala extensa jurisprudencia sobre la falta de alcance de un seguro obligatorio cuando se utilice el vehículo como instrumento para la comisión de delitos dolosos, como es el caso y, de hecho, destaca que los hechos fueron reconocidos por ambas partes –el hombre alcanzó un acuerdo de conformidad–. 

Trabajo social, la primera pena
Estos se remontan a 2012. El vecino de Sanxenxo fue condenado por un delito de maltrato por un juzgado de Vilagarcía a la pena de 32 días de trabajos en beneficio de la comunidad y un año de alejamiento de su pareja, es decir, hasta agosto de 2013. Sin embargo, unas semanas después la pareja retomó la relación y ella, vecina de Vilanova, fue al domicilio del hombre, ubicado en Noalla, porque estaba de cumpleaños. 

Siempre según la resolución judicial, cuando llegó él estaba dentro del vehículo y empezaron a “discutir acaloradamente” porque se había retrasado una hora y el condenado se lo “reclamaba de manera alterada y nerviosa”. En un momento determinado, la víctima salió del turismo y “sin que él perdiera contacto visual con ella en ningún momento”, se colocó delante del turismo y cuando se estaba sentando en el suelo, para evitar que se fuera, el hombre “con la clara intención de menoscabar su integridad física y psíquica, arrancó el coche de tal forma que le pasó por encima del cuerpo (...) primero con las ruedas delanteras y después con las traseras”. A consecuencia del atropello, la mujer sufrió graves heridas por las que tuvo que ser operada y precisó atención sanitaria durante más de un año, además de permanecer impedida durante más de seis meses. Además de las secuelas físicas y psicológicas posteriores. 

Detalles
El caso fue juzgado en el Penal número 4 de Pontevedra y en marzo de este año se emitió la sentencia en la que condena al hombre a dos años de prisión por un delito de lesiones aplicándole la atenuante de dilaciones, pero también la agravante de reincidencia. También se le prohíbe acercarse a menos de 200 de la vilanovesa y comunicarse con ella por un tiempo de ocho años. Asimismo ordena que indemnice a la víctima con 72.896 euros por los días de curación y las secuelas sufridas, además cubrir los gastos de rehabilitación fisioterapéutica por importe de 3.180 euros, cantidades que aumentarán al aplicar el interés legal. En un primer momento también se le condenó a seis meses de cárcel por quebrantar la orden de alejamiento, pero se suspendió a cambio de no delinquir en el plazo de tres años.

Comentarios