sábado 16.11.2019

Condes premia la calidad de uva de la viticultora Iboni Castelo y las comunidades de bienes A Muíña y RCB

Más de 600 personas asisten a la celebración de fin de vendimia que cada año celebra la emblemática bodega
Unas 600 personas acudieron a la comida de Condes de Albarei, entre cooperativistas y familiares, y en la que se premió a los socios con la uva de mayor calidad | mónica ferreirós
Unas 600 personas acudieron a la comida de Condes de Albarei, entre cooperativistas y familiares, y en la que se premió a los socios con la uva de mayor calidad | mónica ferreirós

La bodega Condes de Albarei celebró ayer su tradicional Día do Socio; una jornada de confraternización en la que sus miembros celebran el fin de la vendimia y el inicio de un nuevo ciclo de laborioso cuidado de sus viñedos para la próxima cosecha. De hecho, se aprovecha la cita para reconocer el trabajo de los cooperativistas concediendo tres premios a los que han aportado la mejor uva –en cuanto a los parámetros técnicos exigidos– y que este año recayeron en María Iboni Castelo González y las comunidades de bienes “A Muíña” y RCB.

La entrega corrió a cargo de la presidenta de la firma, Dolores Calvo, y el concejal cambadés Samuel Lago como culmen de una jornada que empezó de mañana con la tradicional misa en la capilla de María Auxiliadora, ubicada en el colegios de los Salesianos, a escasos metros de la sede de Condes. No faltó uno de los orgullos de Cambados para aportar la animación musical: la Banda de Castrelo, que acompañó a los socios en el regreso a las instalaciones para disfrutar de la comida de confraternidad. El menú consistió en productos del mar y la tierra salinienses y, por supuestos, estuvo regado por los diferentes vinos de la bodega, una de las pioneras en la DO Rías Baixas y que hoy en día exporta al todo el mundo. De hecho, tiene en su haber el hito de que su albariño fue el primer blanco español en obtener un oro en el Challenge International du Vin de Burdeos.

La firma mantiene vivo el espíritu de aquel grupo de viticultores salinienses que hace 31 años dio los primeros pasos para profesionalizar la elaboración y comercialización del “príncipe dorado de los blancos”. A día de hoy cuenta con 400 asociados y unas 350 hectáreas de viñedo, las mismas de las que salieron las uvas de María Iboni Castelo González, que recibió el premio en la categoría de productores con menos de 5.000 kilos; la comunidad de bienes “A Muíña”, en la de entre 5.000 y 10.000, y RCB, de más de 10.000 kilos de fruto.

Pero también han sabido adaptarse a los tiempos y cuentan con Pazo Baión, uno de los centros enoturísticos de referencia del noroeste español y donde elabora uno de los apreciados “vinos de pago” de la DO Rías Baixas. l

Comentarios