sábado 06.06.2020

Denuncian cumpleaños clandestinos, cambiar Madrid por O Grove para aislarse y un largo viaje para atender a un gato

Una santiaguesa optó por su segunda residencia en O Grove tras acabar su trabajo en la capital y esto alertó a los vecinos
Una mujer pasea su perro, una de las pocas salidas permitidas | gonzalo salgado
Una mujer pasea su perro, una de las pocas salidas permitidas | gonzalo salgado

Los reiterados avisos de las autoridades de mantener estrictamente el confinamiento para frenar la expansión del coronavirus parece que no va con algunos vecinos que continúan saltándose las normas por motivos, cuanto menos no justificados en las excepciones incluidas en el decreto de alarma. En las últimas horas y días, la Policía Local de los diferentes municipios de la comarca ha tenido que intervenir en cumpleaños clandestinos en Vilagarcía, botellones de jóvenes en esta localidad y en O Grove y hasta se ha propuesto sanción para una mujer procedente de Madrid donde tiene un puesto de trabajo que queda suspendido por las nuevas restricciones y en lugar de regresar a su domicilio en Santiago, decidió pasar la cuarentena en una segunda residencia que posee en la villa meca. Hasta allí también quería desplazarse un vilagarciano al que los agentes detuvieron en Vilanova. Según las explicaciones ofrecidas, estaba cruzando la comarca para alimentar a un gato que tenía en una vivienda ubicada allí. Cabe recordar que entre ambos municipios hay algo más de 40 kilómetros de distancia.

Precisamente en O Grove, la Policía Local interpuso en un solo día, el sábado, el mismo número de denuncias que en todo el tiempo de aislamiento, es decir, cuatro. De hecho, por la mañana el alcalde, Jose Cacabelos, hacia llamamiento a los vecinos para que cumplan de “manera estricta”, porque, aunque sea fin de semana, no significa que “se relajen las medidas” y el hecho es que el sábado “había mucha afluencia de gente en las calles”. La quinta llegó por la tarde, en el caso de la vecina procedente de la capital española; una de las llamadas “zonas rojas”. Los vecinos de su edificio detectaron su llegada y alertaron a las autoridades que, tras hablar con ella, realizaron una propuesta de sanción que remitirán a la Subdelegación de Gobierno, siguiendo el procedimiento actual. 

Botellones
El regidor meco presumía hace unos días de la ejemplaridad de los grovenses, pero a la vista de la “mucha afluencia” injustificada durante el fin de semana también ha ordenado emitir desde hoy un mensaje por megafonía, recorriendo las principales calles del municipio. 

El resto de localidades de O Salnés también siguen abriendo diligencias. Este sábado, la Policía Local de Vilagarcía levantó siete actas: a cinco jóvenes que celebraban un cumpleaños en el galpón de una vivienda de Bamio y a otros dos en la Praza de Ravella por consumir alcohol en la calle. No muy lejos de la propia comisaría del cuerpo local. En O Grove, también se propuso denuncia con sanción a cuatro por ese mismo motivo y en Vilanova, además del vilagarciano que alegó cuidados a su gato, hace unos días también se abrió expediente a una pareja (ella de Cambados y el de Pontevedra) que circulaban en un turismo sin causa justificada. 

Cabe recordar que además de sanciones, que pueden ir del los 100 a los 600.000 euros, esto puede conllevar penas de prisión, en función de la grave del incumplimiento y de si es retirado.  Un vilagarciano ya fue condenado a 100 días de cárcel.

Comentarios