domingo 18.08.2019

Dolores Blanco y Manuel Mosteiro ganan los concursos de la XVIII Festa do Pan

Ribadumia celebró ayer una de las fiestas gastronómicas más tradicionales y singulares del verano saliniense: la Festa do Pan, que cumplió 28 años con mil personas asistentes a la cena de confraternidad y con Dolores Blanco y Manuel Mosteiro como ganadores de los concursos de elaboración de postres y empanadas 
Ribadumia celebró ayer su XVIII Festa do Pan con la recreación de la molienda en los molinos de Batán, sus degustaciones del producto estrella, los concursos de empanadas y postres y la cena de confraternidad en la Carballeira | mónica ferreirós
Ribadumia celebró ayer su XVIII Festa do Pan con la recreación de la molienda en los molinos de Batán, sus degustaciones del producto estrella, los concursos de empanadas y postres y la cena de confraternidad en la Carballeira | mónica ferreirós

Ribadumia vivió ayer con orgullo su Festa do Pan; un evento singular en el verano saliniense, cargado de exaltaciones gastronómicas más bien centradas en los ricos productos del mar. Y lo hizo con el éxito acostumbrado, a pesar “das dúbidas xeradas polo tempo”, apuntaba el alcalde, David Castro. El primer edil y otros concejales de la Corporación municipal formaron parte de las mil personas que, aproximadamente, asistieron a la cena de confraternidad que puso el broche de oro a la jornada festiva. 

Hace ya 28 años que nació la celebración para rendir homenaje a este producto milenario y la base de cualquier dieta. De hecho, Ribadumia destaca por tener muchos molinos aún hoy en pie en los que hasta hace no mucho se realizaba la molienda del grano para conseguir la harina necesaria para hacer el pan. Es por ello que en la fiesta nunca falta la recreación de este momento en los molinos de Batán, donde también se coció pan. La lluvia respetó este momento, que contó con la amenización del grupo cambadés Xironsa. 

Pero el grueso del programa se desarrolló en la Carballeira de Ribadumia donde los más pequeños disfrutaron de un espectáculo circense y de talleres, y donde se ofrecían diferentes elaboraciones de pan a un euro y en compañía de unos ricos huevos fritos para mojar. Allí también tuvieron lugar los concurso de la fiesta. Al de empanadas se presentaron un total de siete personas y el primer premio se lo llevó Manuel Mosteiro, mientras que el segundo fue para Manuel Míguez. Se llevaron 150 y 70 euros, respectivamente. 

En cuanto al certamen de postres, en los que el pan, como no podía ser de otro modo, tenía que ser la base de la receta, concurrieron un total de nueve elaboraciones. El jurado eligió la de Dolores Blanco como la mejor y en segundo lugar quedó la de Rafael Bemposta.  En su caso los premios consistieron en 100 y 50 euros, respectivamente.

Comentarios