martes 20/10/20

El proyecto del Saco eliminará 12 focos contaminantes y se licitará antes de junio

“Hoxe é un día alegre”, declaraba ayer el alcalde, Luis Aragunde, pues el director de Augas de Galicia, Francisco Menéndez, le entregaba el proyecto para el saneamiento integral del Saco de Fefiñáns, junto a los delegados territoriales José Manuel Cores Tourís y José Luis Díez. 

cores tourís, aragunde, menéndez y díaz en la presentación del proyecto de saneamiento del saco de fefiñáns	emilio moldes
cores tourís, aragunde, menéndez y díaz en la presentación del proyecto de saneamiento del saco de fefiñáns emilio moldes

“Hoxe é un día alegre”, declaraba ayer el alcalde, Luis Aragunde, pues el director de Augas de Galicia, Francisco Menéndez, le entregaba el proyecto para el saneamiento integral del Saco de Fefiñáns, junto a los delegados territoriales José Manuel Cores Tourís y José Luis Díez. Una iniciativa presupuestada en 1,2 millones que permitirá erradicar 12 vertidos contaminantes y recuperar el estuario como banco marisquero. Prevén que las obras empiecen este año y terminen en 2014.

La primera fase saldrá a licitación en marzo, con un precio de 90.000 euros, para actuar en la calle río –paralela a la carretera Vilagarcía- Cambados– donde se recogerán las aguas residuales que vierten directamente sobre el río Corvillón, que desemboca en el Saco, y se conectarán a la red de saneamiento, cambiando 120 metros de infraestructura, además de colocar una estación de bombeo.

La segunda es la más completa, con una inversión de 1,1 millones, y se llevará al Pleno de mañana para su aprobación, abriéndose luego un periodo de alegaciones con la previsión de sacar su contratación a concurso en junio. Se realizarán dos perforaciones horizontales para recoger las residuales de la calle de esa carretera, se actuará en los colectores y se colocará un segundo bombeo porque existe un problema con la cota y no se puede conectar bien a la red. A Cabana presenta el mismo problema y por ello existen dos vertidos. Para solucionarlo se harán unos 856 metros de nuevo colector en paralelo aunque la actuación “será delicada porque é unha rúa con moitos servizos”, según el director del proyecto, Iván Cacheiro. También se instalará una tercera estación en la calle de O Pombal y se eliminará otro vertido.

Una de las acciones más importantes será la construcción de un tanque de tormentas en un terreno municipal, en esa zona, junto a la pista del atletismo. Tendrá un volumen de retención de 453 metros cúbicos que limitará el número de posibles vertidos al año –en función de las lluvias– a cinco pero que “non teñen nada que ver cos 12 contaminantes detectados –de fecais, procedentes de vivendas, alivios de bombeos e regatos que verten directamente ao Saco– porque será auga moi diluida e estará depurada por decantación”, añadió.

La instalación de la compuerta de regulación hidráulica podrá realizarse en paralelo a estos trabajos pero funcionará cuando el Saco esté saneado.

Comentarios