viernes 18.10.2019

El reloj corre en contra de María

La joven meisina María Vázquez se encuentra en una situación de emergencia. Con su hijo a punto de nacer, la APLU derribará en septiembre la casa familiar que ocupa y sin medios para encontrar otra vivienda y en su estado, el tiempo corre en su contra 
La joven María Vázquez ante la vivienda en Meis | gonzalo salgado
La joven María Vázquez ante la vivienda en Meis | gonzalo salgado

El 19 de septiembre la Axencia Galega de Protección da Legalidade Urbanística tiene previsto ejecutar el derribo de una casa en A Goulla (Meis). Su única ocupante es María Vázquez, una joven de 20 años que espera su primer hijo con sentimientos encontrados. Ilusión y preocupación a partes iguales porque no dispone de medios para encontrar otra vivienda y tiene todas sus esperanzas puestas en un recurso que prepara la abogada de oficio que le han asignado. 

“He pasado todo el embarazo con mucho estrés y si pudiera trabajar me iría y hasta plantaría la casa, aunque llevo mucho tiempo peleando por ella”, explica, harta de la situación. A pesar de su juventud, su vida no ha sido fácil y es por ello que un grupo de personas se ha volcado en su caso, incluyendo la plataforma Stop Desahucios de O Barbanza. 

Su caso no es sencillo. La vivienda era de su padre, ya fallecido, pero la titularidad del inmueble estaría en manos de un tío suyo y esto complica sus opciones de reclamación. Pero tampoco ha tenido mucho más margen de maniobra pues hace poco más de un mes que tuvo constancia del procedimiento administrativo abierto por la APLU, según tiene constancia, porque “antes el suelo donde se asienta la casa era edificable y ahora es rústico y además señala que hice unas obras, pero no es así. Cuando mi padre murió tapiaron las ventanas para que no entrara nadie y yo, cuando volví, lo único que hice fue quitar los bloques de una fila para poder vivir en ella”. 

Afortunadamente, María cuenta con el apoyo y la dedicación de sus amigas Clara y Vicky, pero no es suficiente. Necesita un lugar con garantías para vivir y con urgencia, pues el pasado viernes salió de cuentas y su hijo está a punto de nacer. De hecho, juntas buscan soluciones a través de administraciones y entidades con pisos tutelados y similares.

La alcaldesa de Meis, Marta Giráldez, también se ha interesado por su caso y asegura mantener contacto con la joven, además de poner a su disposición los servicios sociales municipales para estudiar su caso y ofrecerle las ayudas que sean posibles dentro de los cauces legales y administrativos disponibles. Con todo, existe un handicap y es que la joven no está empadronada en el municipio si no en Vigo, donde residió durante su adolescencia, y hacerlo en su lugar de origen es misión imposible al no poder acreditar un domicilio fijo. Pero tampoco puede trasladarse a la ciudad olívica en su estado y es el pez que se muerde la cola. Un problema nacido hace unos meses que se ha agravado en los últimos meses y que, a día de hoy, en su estado, urge solucionar. El tiempo corre en su contra.

Comentarios