domingo 17/1/21

Eligen a Gundián, de Adegas Valdés, mejor vino del Albariño más atípico

La Xunta anuncia una línea de préstamos para la vendimia. Noelia Bebelia  y Pionero Maccerato completan el pódium
De izquierda a derecha: La notaria de Cambados; el           presidente del CRDO, el conselleiro, la alcaldesa y el secretario del Capítulo, en el momento de desvelar los vinos ganadores | g.salgado
De izquierda a derecha: La notaria de Cambados; el presidente del CRDO, el conselleiro, la alcaldesa y el secretario del Capítulo, en el momento de desvelar los vinos ganadores | g.salgado

El Albariño 2020 dio a conocer ayer el resultado de la cata-concurso, el evento central y origen de la celebración, hace 68 años. Gundián, un vino de Adegas Valdés, se erigió como la marca vencedora del certamen, siendo la segunda vez que logra el oro albariñense este vino de la subzona de la Ribera del Ulla, tras su victoria en la cata del año 2012. 

La segunda posición fue para el vino Noelia Bebelia, de Adegas San Salvador, de Soutomaior, una bodega de carácter familiar que logra que por primera vez se suba al pódium una marca de esta subzona. El tercer puesto fue para Pionero Maccerato, de la bodega Viña Almirante, en Portas. 

Las tres marcas premiadas se alzaron de entre las 14 finalistas de este año, aquellas que superaron la Cata Prima, a la que se presentaron en esta edición un total de 46 vinos. 

Acto solemne
La tríada victoriosa se dio a conocer ayer en un acto solemne a mediodía, en el Salón Bazán del Parador de Cambados. La notaria de la localidad, María Elena Loira, fue la encargada de desprecintar las cajas en las que figuraban las botellas ganadoras y certificar los premios. 

El acto, solo para autoridades y medios de comunicación debido a la crisis sanitaria, contó con presencia del conselleiro de Medio Rural, José González; de la alcaldesa de Cambados, Fátima Abal; del presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Rías Baixas, Juan Gil de Araújo: así como el secretario del Capítulo Serenísimo del Albariño, Pedro Piñeiro y el del Consejo Regulador y de la propia cata-concurso, Ramón Huidobro. También estuvo presente el alcalde de Cigales, localidad hermanada con la albariñense, así como el delegado de la Xunta, Cores Tourís, y el edil Xurxo Charlín, entre otros. 

Préstamo millonario
Antes de la apertura de plicas, los presentes tuvieron un breve turno de intervenciones. El conselleiro confirmó que en las próximas fechas, a tiempo para la cercana campaña de recogida de uva, Medio Rural tendrá lista una nueva herramienta extraordinaria de apoyo al sector en esta crisis sin precedentes. Se trata del préstamo-vendimia, que pondrá sobre la mesa hasta 60 millones de euros para que las bodegas puedan comprar toda la uva, manteniendo los precios. Tendrán un periodo de carencia de un año y cuatro de devolución. 

Este instrumento, resaltó José González, favorecerá tanto a las bodegas como a los viticultores, que podrán vender su producto a los precios habituales. El conselleiro defendió, así, un modelo que apuesta por la intervención para garantizar niveles económicos análogos a los de otras campañas, frente a los planteamientos del Gobierno central para el sector, lamentó una vez más: “Semellan máis orientadas a fomentar a cantidade que a calidade”. Así, por ejemplo, “advertimos que nin a vendima en verde nin a destilación de crise ían funcionar, como de feito, non funcionaron”, criticó el representante autonómico. 

Los préstamos de la vendimia serán solo una línea de acción del llamado plan de reactivación y dinamización específico para el rural, que apostará por la “promoción, comercialización e internacionalización” de productos como los vinos gallegos.  Con una facturación del mundo del vino en Galicia de más de “200 millóns de euros ao ano”, González resaltó la “importancia do sector para a Xunta” y pidió tranquilidad: “Imos apoiar o que faga falta”. 

Gil de Araújo hizo también un llamamiento a la esperanza: “Después de un año triste y doloroso”, comenzó, “esta sería una magnífica ocasión para un discurso agorero y de desesperanza, pero no quiero hacer eso”. En su lugar, alabó el “potencial de Rías Baixas y del Albariño” y la capacidad de todo el sector para “resistir”. 

Esperanza
Tras una extensa relación de agradecimientos, más especiales este año si cabe, vaticinó una buena cosecha que “se transformará en los mejores vinos, que se distribuirán, de nuevo, por todo el mundo”. 

Para ello servirá también la difusión de un acto como el de ayer, añadió. “Ánimo”, dijo al mundo vitivinícola: “Cuando todo esto termine, ya verán que tendremos un crecimiento enorme de la demanda de nuestros vinos”. 

La regidora defendió la decisión de suspender los macroeventos del Albariño, retirando la palabra “fiesta” de la edición de este año. “A prioridade é a saúde”, dijo: “Queremos que esteamos todos na edición do ano que vén” Eso sí, también expuso la necesidad de mantener actos como la cata-concurso, alma del Albariño.

Comentarios