Miércoles 19.06.2019

La etiqueta se impone de nuevo en la fiesta más elegante del año en A Illa

Centenares de vecinos salen a la calle para celebrar San Julián como manda la tradición

Pocas localidades celebran su patrón con tal disciplina en el vestir como ocurre en A Illa de Arousa. Los isleños volvieron a demostrar ayer, una vez más, que la festividad de San Julián sigue en plena forma y la tradición de ataviarse con las mejores galas dista mucho de caer en el olvido. 


Al contrario, la celebración gana adeptos y suma activos. Hace ya mucho que la igualdad llegó también a una fiesta ancestral en que antaño solo los hombres salían a celebrar la patronal con sus trajes. Hoy corbatas y vestidos ya se confunden por igual en número. 
Además, la comisión de fiestas de A Illa mantiene la apuesta por aumentar los atractivos de la jornada, añadiendo más espectáculos de música que sumar a una celebración cuyos actos programados antiguamente estaban solo ligados a la asistencia a los oficios litúrgicos, procesión religiosa y a lo que buenamente cada uno estimase luego. 


Ahora, además de las tradicionales asistencias en masa a locales hosteleros, comidas familiares y fiesta nocturna, se unen los pasacalles de charanga por la mañana, este año a cargo de “Fanfarria Furruxa”, así como la verbena. La organización dispuso carpa y trajo a las orquestas “Olympus” y “La Ola ADN”, con entrada gratuita. 

Por lo demás, la esencia del San Julián sigue tan viva como siempre. Bebida, comida, cánticos, alta etiqueta y el último de los excesos festivos con el que poner el punto y final a las Navidades en O Salnés, comarca acostumbrada ya a esta prórroga o epílogo isleño convertido, igualmente, en festivo local. 

La jornada de hoy, la de después, hará probablemente también gala a su sobrenombre: “O día do can”, con calles vacías en las que únicamente cruza alguna mascota, mientras sus dueños, al menos los que puedan, se dedican al descanso, para reponerse de la actividad lúdica y  afrontar un nuevo año por delante.

Comentarios