viernes 22/1/21

Una familia de Portonovo solicita ayuda para no ser desahuciada por deber tres meses de alquiler

El matrimonio, con un hijo de tres años, no tiene ingresos y ha abierto una cuenta bancaria para donativos
Adrián Faria y Verónica Tinoco junto a su hijo Adrián, de tres años | Cedida
Adrián Faria y Verónica Tinoco junto a su hijo Adrián, de tres años | Cedida

La crisis por la pandemia está azotando fuertemente a toda la sociedad y los problemas económicos por la falta de empleo afecta a numerosas familias. Es el caso de Adrián Faria y Verónica Tinoco que junto a su hijo Adrián de tan solo tres años residen en Portonovo y están a punto de ser desahuciados por el impago del alquiler. 
Deben más de 1.300 euros a la propietaria del piso donde residen y no cuentan con ningún tipo de ingreso. “Desde hace tres meses vivimos una situación realmente delicada, pues ambos estamos en el paro, sin derecho a ninguna ayuda y sin ingresos. La situación actual que ya es difícil, se complica más al decirnos la casera que en unos días nos vamos a la calle”, relata la pareja.

Han solicitado ayuda a los servicios sociales de Sanxenxo, sin embargo, explican “la asistenta social dice que no puede ayudarnos con la casa, porque no tenemos contrato de alquiler, ni recibos de la luz o agua a nuestro nombre”. También han pedido el Ingreso Mínimo Vital pero después de dos meses no han recibido contestación y están a la espera de la tarjeta monedero y la Risga que ha tramitado la asistenta social pero que podría tardar unos meses en aceptarse. “Las administraciones deberían tramitar más rápido las ayudas en estos casos”, reprocha la familia.

“Soluciones para ya”
Adrián y Verónica buscan un trabajo pero reconocen que “no es una solución para ya” por lo que están desesperados en busca de ayuda para evitar tener que vivir en el coche con un niño de tres años, en pleno invierno y con la Navidad encima. ”Mi hijo se da cuenta de que estamos preocupados, pero el sólo debería jugar, comer y ser feliz”, lamenta Adrián.

Por otro lado han hablado con La Cruz Roja para proceder a la ayuda de alimentos y han recibo dos veces comida de Cáritas pero “solo dan alimentos el último viernes de cada mes, y la comida que dan es insuficiente, ya que con eso es imposible sobrevivir el mes entero y menos con un niño de 3 años”, indican.

Por lo pronto, han abierto una cuenta en Abanca para quien quiera echarles una mano y se pueden poner en contacto con la familia en el correo [email protected]

Comentarios