lunes 01.06.2020

El fiscal pide seis años de cárcel para el excontable de la Cofradía do Grove

Seis años de cárcel y un día y una indemnización total de 582.230,56 euros, que resulta de sumar la cantidad presuntamente defraudada, 505.465 euros, mediante la supuesta “desviación de cuentas” del pósito, y la indemnización por daños y perjuicios por el impago de la deuda con Portos, es lo que pide el fiscal para el excontable de la Cofradía de San Martiño do Grove, Fabricio Fernández. También pide la inhabilitación absoluta por tiempo de quince años.

Fabricio Fernández durante una de sus visitas al juzgado | D.A.
Fabricio Fernández durante una de sus visitas al juzgado | D.A.

Seis años de cárcel y un día y una indemnización total de 582.230,56 euros, que resulta de sumar la cantidad presuntamente defraudada, 505.465 euros, mediante la supuesta “desviación de cuentas” del pósito, y la indemnización por daños y perjuicios por el impago de la deuda con Portos, es lo que pide el fiscal para el excontable de la Cofradía de San Martiño do Grove, Fabricio Fernández. También pide la inhabilitación absoluta por tiempo de quince años.
En el escrito de acusación que pone fin al periodo de instrucción  se reconoce la responsabilidad subsidiaria de dos entidades bancarias con las que el pósito a día de hoy ha roto las relaciones profesionales. Y es que el fiscal apunta en el escrito que el acusado retiró en distintas ocasiones dinero en ventanilla sin el conocimiento ni firma del patrón mayor de la Cofradía en su momento, Francisco Iglesias. Considera la acusación que la entidad bancaria obró de “forma negligente” y causándole a la Cofradía un perjuicio de 23.500 euros.
El fiscal también recoge en su escrito que pese a que Fabricio Fernández en el momento de cometer los hechos sufría ludopatía  tenía “intactas  sus capacidades intelectivas” y señala que debido a este problema el acusado se gastó en El Casino de La Toja un total de 47.400 euros en algo más de un año.
Cabe recordar que Fabricio Fernández se vinculó laboralmente a la cofradía grovense en junio de 2007. Entre sus funciones estaba atender al recuento y custodia del dinero recaudado por la actividad de la lonja y de la pescadería adscritas a la entidad, el cobro de avales y facturas a clientes, el seguimiento, archivo y control de los movimientos económicos de la cofradía realizados en efectivo o por vía telemática, el reintegro a acreedores y proveedores y el posterior ingreso o retirada del dinero de las cuentas del pósito”. El 21 de junio de 2010, cuando Fabricio Fernández tenía encomendada por el patrón mayor la realización y preparación de las cuentas y la memoria del ejercicio 2009, se detectaron operaciones contables anómalas y una deficiente conciliación de bancos o proveedores e irregularidades en asientos contables que fueron apreciadas por la empresa auditora. El escrito del fiscal supone el fin del proceso de instrucción y el comienzo de la tramitación de la ley de jurado popular que decidirá finalmente sobre el caso. Fuentes próximas al caso, calculan que entre finales de este año y principios del que viene podría celebrarse ya el juicio oral que debido al elevado número de pruebas y testigos podría desarrollarse en varios días. l

Comentarios