martes 22.10.2019

Fiscalía investiga a la alcaldesa por posible malversación y a un policía por cohecho

Interesa la práctica de diligencias por si el agente cobró extras sin haber trabajado y por su uso de un coche municipal

El fiscal indica que las pesquisas están aún en fase embrionaria y que, si no hay nuevos indicios, no llamará a declarar ni a la regidora ni al agente
El fiscal indica que las pesquisas están aún en fase embrionaria y que, si no hay nuevos indicios, no llamará a declarar ni a la regidora ni al agente

La Fiscalía Provincial de Pontevedra ha informado al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Cambados la práctica de diligencias en un caso en el que también quiere elevar a calidad de investigados a la alcaldesa, Fátima Abal, y al oficial de la Policía Local Adolfo Suárez, por, respectivamente, posibles delitos de malversación y de cohecho. 

Al Ministerio Público le interesa conocer si hubo o no prácticas delictivas en el presunto cobro de horas extras por el agente, por trabajo que podría haberse llevado nunca a cabo y también por el posible uso para fines particulares de un Ford Fiesta propiedad del Concello. 

Aún sin indicios
Con todo, el propio fiscal, en el escrito presentado ante el órgano judicial, indica que la investigación está aún en fase embrionaria, por lo que la procedencia de que ambos asuman “formalmente la condición de investigado” se lleva a cabo “a los efectos de poder ser tenidos como parte” en el proceso y “que puedan defenderse de modo oportuno” en este. 

Y ello, habida cuenta de que el oficial “figura como sospechoso de un presunto delito de cohecho” y la regidora “pueda resultar también responsable, incluso a título de malversación”. 

Dado, pues, lo precoz todavía del asunto, la Fiscalía pontevedresa indica que, en todo caso, no solicitará que presten declaración “mientras no se haya acreditado, al menos indiciariamente, que han incurrido en una conducta penalmente reprochable, circunstancia que de momento no se puede afirmar en este momento del procedimiento”.

Al parecer, el caso se investiga a raíz de una denuncia y, de ese modo, se solicita al denunciante que “indique qué prueba o indicios tiene” para “afirmar que las horas extras abonadas” al agente “no se corresponden con trabajo efectivamente realizado”. 

También interesa el fiscal en el Juzgado que se reciba declaración, como testigo, del jefe de la Policía, Maxi Cid, para que explique el uso dado al vehículo a motor y qué mecanismos hay de control de las horas extras. 

Igualmente, el Ministerio Público solicitó también que comparezca como testigo el encargado de personal del Concello, para seguir recabando datos sobre las extras de los trabajadores municipales. 

Finalmente, se pide que el interventor del Ayuntamiento cambadés pueda aportar informe sobre los gastos de combustible del citado Ford Fiesta.

Comentarios