Domingo 21.04.2019

La flota de la vieira cierra la campaña esta semana con casi 80 toneladas

Los marineros paran tras cubrir el stock de recurso congelado para abastecer el mercado durante el resto del año

Vieira de Cambados en la planta de eviscerado de la Cofradía en el puerto de Tragove | gonzalo salgado
Vieira de Cambados en la planta de eviscerado de la Cofradía en el puerto de Tragove | gonzalo salgado

La flota de la vieira pondrá fin a la campaña este jueves con casi 80 toneladas de recurso extraído desde que empezó a principios de diciembre. El presidente de la agrupación, Luis Martínez, explica que el principal motivo es que se ha alcanzado el tope de almacenamiento de producto en congelado para abastecer al mercado durante el resto del año.

Pasada la Navidad, la venta en fresco baja hasta el punto de que ya solo es “simbólica”, según el vieireiro. Así que en las últimas semanas los marineros se han dedicado a hacer acopio de recurso para su congelación bajo un método que permite conservar todas las cualidades del producto y atender la demanda de los clientes de Porto de Cambados, la empresa comercializadora de la Cofradía, hasta la próxima campaña. Esto es hasta noviembre, como mínimo.


La flota salió ayer a faenar a O Galiñeiro y hasta el jueves irá a las zonas III.I y III.II. Según su representante, para entonces se habrán alcanzado las 80 toneladas de recurso; una cantidad “bastante elevada” y similar a la de 2017, cuando la campaña se tildó de muy provechosa.


En otras ocasiones se estiró hasta febrero, sin embargo, Martínez explicó que “xa non temos capacidade de almacenxe en conxelado” y por eso se ha decidido culminar. Además esperan que el recurso se recupere y pueda ganar tamaño para la próxima. Y es que este año se ha encontrado mucha vieira pequeña y mediana.
El vieireiro relató que encontraron bivalvo grande en el Parque das Illas Atlánticas, pero no les han permitido entrar. De hecho, consultará con la gestora de esta entidad y con la Consellería do Mar porqué han tenido “problemas” incluso con los marineros de Ribeira. Explicó que hace dos años que no trabajaban en esta zona porque los niveles de toxina eran elevados y hace unos días, cuando quisieron volver, regresaron a puerto con las manos vacías. De hecho, “a algúns barcos colléronlle o folio e está por ver se lles chega algunha sanción”. El marinero no comprende esta postura cuando en aguas interiores “traballan ranas, boliche, marisqueo... E a nós, non nos deixan, cando temos unha campaña tan corta e os rastros non provocan danos incluso axudan a rexenar os fondos. De feito, en O Galiñeiro todos os anos nótase despois na ameixa”. El presidente espera tener solucionado este tema de cara a la próxima campaña porque la vieira grande es la más demanda y cree que se podrían coordinar perfectamente con otras artes y beneficiarse todos de los recursos de esta zona. l

Comentarios