Fomento inyecta 53.430 euros más para rehabilitar el Pazo de Quintáns

Vistas del exterior del Pazo de Quintáns | d.a.

El Concello de Sanxenxo recibió ayer una nueva resolución del Ministerio de Fomento en la que aumenta la partida inicialmente prevista para la rehabilitación del Pazo de Quintáns en 53.430 euros. Concretamente, una para la instalación

El Concello de Sanxenxo recibió ayer una nueva resolución del Ministerio de Fomento en la que aumenta la partida inicialmente prevista para la rehabilitación del Pazo de Quintáns en 53.430 euros. Concretamente, una para la instalación de medios auxiliares (37.505 euros) y otra para la instalación de riego y pozo (15.925 euros).
Con esta nueva resolución, la ayuda que el Ministerio de Fomento concede a la rehabilitación del Pazo de Quintáns pasa a ser de 1.380.736 euros. En base a esto, la aportación del Concello, se verá disminuida desde los 598.329 euros hasta los 540.628 euros con partidas ya reservadas en los presupuestos de 2017 y 2018. Una vez aceptada esta nueva propuesta de subvención, para lo que el gobierno dispone de un plazo de diez días, se pondrán en marcha los trámites para la licitación y posterior adjudicación de las obras de rehabilitación.
Fue en febrero de 2017 cuando la Xunta declaró el Pazo de Quintáns Bien de Interés Cultural y abrió la puerta a una serie de ayudas como esta. El edificio y su entorno entraron con este sello en la máxima categoría de protección del patrimonio cultural de Galicia. El uso principal e histórico de esta vivienda fue ser la casa principal de los Padín, también el de espacio de ocio o instalación compleja agropecuaria,
El Pazo de Quintáns es una construcción espectacular y a la vez singular con los excepcionales miradores abiertos en el recinto de la huerta, el mirador en la cornisa del jardín barroco o la galería abierta. Se conservan en este conjunto, el pazo, la capilla, las construcciones auxiliares y el hórreo; además de los espacios verdes: patrios, plaza frontal, jardín y huerta murada, todos ellos con una configuración adquirida desde finales del siglo XVI, como una posible evolución de la torre del Casal de Moldes y en su caso heredera de su relevancia histórica. El estado actual de conservación del pazo es malo, por el abandono sufrido de forma prolongada, que ha derivado en un proceso grave de deterioro material y estructural, produciéndose también el colapso en algunas partes de la cubierta y forjados del mismo. El edificio del pazo consta de dos edificaciones adosadas construidas en distintas épocas, la más antigua del siglo XVII, con una extensión total de 540 metros cuadrados. En su arquitectura destaca un portalón, una galería acristalada y una escalera entre otros elementos.
La finca de 9.000 metros cuadrados ofrece grandes posibilidades a través de una recuperación paisajística que permitirá convertirla en un jardín botánico que complemente la actividad cultural propia del museo que albergará el edificio principal. l