martes 17.09.2019

Lamelas caldea el primer pleno en el que deja claro que EU será el azote del Gobierno socialista

El de ayer era un pleno organizativo en el que se suponía que José Antonio Cacabelos no iba a tener problemas para sacar adelante tres cuestiones .

Xan Lamelas y Heladio Outeiro en una sesión plenaria de la pasada legislatura
Xan Lamelas y Heladio Outeiro en una sesión plenaria de la pasada legislatura

El de ayer era un pleno organizativo en el que se suponía que José Antonio Cacabelos no iba a tener problemas para sacar adelante tres cuestiones puramente organizativas, aunque entre ellas estaba el coste del nuevo gobierno y las cantidades estipuladas por asistencia a plenos y comisiones.
Pero la sesión nada tuvo de tranquila. Todo lo contrario. Xan Lamelas, portavoz de Esquerda Unida, dejó claro ayer que su formación está dispuesta a convertirse en el azote del Gobierno de Cacabelos, a quien espera, a juzgar por lo ocurrido ayer, una legislatura ajetreada.
Ya lo había advertido previamente y ayer lo repitió. Esquerda Unida votó en contra de las remuneraciones y no tanto por las liberaciones sino por los incrementos en las asistencia a comisiones y plenos. Las cuentas que hace Lamelas arrojan un montante mensual para los concejales del Gobierno que tienen dedicación por encima de los 600 euros que cobraban los del tripartito. Y eso le parece “deshonesto e sucio”, según aseguró ayer.
También el BNG votó en contra de este punto. Y el PSOE tuvo que apoyarse en el voto favorable del PGD y en la abstención del PP para sacar adelante este punto.
Algo que también mereció las críticas de Xan Lamelas, que recordó a Cacabelos su compromiso electoral de no pactar con ninguno de los partidos que formaban el anterior tripartito.
Y es que a Lamelas le gustaría forzar al PSOE a tener que negociar con EU y BNG los acuerdos de gobierno, “pero o único que quere o señor Cacabelos é que aceptemos as súas propostas, sen máis”.

mancomunidade
Si el primer punto fue caliente, la elección de los representantes para la Mancomunidad no lo fue menos. El alcalde ya es miembro nato y debían elegir otros dos. Uno estaba claro que sería del PSOE —salió elegida Angeles Domínguez— y el otro sería para la oposición.
La plaza la quería Heladio Outeiro, que pidió a EU su apoyo en una negociación previa, en la que ya sabía que el PSOE le prestaría dos votos. El izquierdista proponía que el puesto rotase a los dos años, mientras que el nacionalista le propuso que fuese el BNG quien diera traslado a la Mancomunidad a todas las propuestas de EU. Lamelas no aceptó y se propuso a sí mismo, con lo que consiguió que el PSOE utilizase sus 8 votos para su candidata, Ángeles Domínguez y Outeiro se quedase con los dos únicos votos del BNG. Fue pues Alejandra Lamas, del PP, quien resultó finalmente elegida al contar además con el voto del PGD.
La situación indignó, y mucho, a Heladio Outeiro, que culpó a Lamelas de haber propiciado que el PP cuente con un edil más en la Mancomunidad, a lo que Lamelas responde que no permite que se vierta sobre él esa responsabilidad . 

Comentarios