martes 22/9/20

O Grove ya tiene una calle para recordar a quién tuvo “a decisión e a valentía de traer a fábrica de Isabel á vila”

La familia de Jaime Amézaga descubrió ayer la placa que pone su nombre a la calle de acceso a la conservera
Los familiares descubrieron la placa con el nuevo nombre de la calle, acordado por unanimidad en el pleno | M. FERREIRÓS
Los familiares descubrieron la placa con el nuevo nombre de la calle, acordado por unanimidad en el pleno | M. FERREIRÓS

Fueron los vecinos y trabajadores de la conservera Garavilla los que iniciaron una petición al Concello y que ayer se hizo realidad en O Grove, dedicar una calle a la persona que hace 47 años decidió apostar por la villa meca para ubicar una de las fábricas de la empresa que más ha aportado a la economía de la localidad y que tanto trabajo a dado a sus vecinos, conservas Isabel.

Jaime Amézaga, ex director de la planta en O Grove, da nombre ya a la calle “que tanto tiempo recorrió para ir a su trabajo”, recordó su viuda, que junto a sus hijos y nietos destapó la placa que “fai xustiza á memoria de Jaime”, señala uno de los promotores de la iniciativa y antiguo empleado de la fábrica, Salvador Prado. Como director, recuerda, “non lle cabía o corazón no peito, era esixente e recto, a veces tiña que votar a bronca pero ao rematar o turno, xa se lle pasaba, era un excelente xefe”. Y muestra de ello fue que más de un ciento de trabajadores de la conservera estuvieron presentes en el acto de ayer para homenajear a quien “tivo a decisión e valentía de traer a fábrica de Isabel á vila”, destacó el alcalde meco, José Antonio Cacabelos.

“Qué sería de O Grove se non estivera esta empresa aquí?” se preguntó el regidor, quien confirmó que “Garavilla é a industria que de maior facturación de toda a comarca de O Salnés e conta cunha cantidade de postos de traballo imporante. Dende que comezou a funcionar en 1976, pasou a formar parte da economía local e todas as familias mecas teñen a alguén que traballou na fábrica”, salientó Cacabelos.

La fábrica, su segunda familia

Agradecida por el cariño demostrado a Jaime Amézaga, su viuda señaló que "algo vio en el pueblo para declinarse por el, ahora estará feliz y contento, con su puro y su whisky, viendo el cariño de todos sus muchachos, como así los llamaba, y que se sigan acordando de él”. Además, su mujer aseguró que, “la fábrica era su segunda familia” y recordó una anécdota, “el día que se firmó la compra de los terrenos, en Cambados, nació una de nuestras hijas, por lo que estaremos vinculados por siempre a la fábrica”.

El de ayer, dijo el alcalde meco, fue "un día histórico” porque “dentro duns anos, cando alguén pase por esta rúa, preguntarase quén foi esta persoa e saberán a importancia que tivo para o pobo". l

Comentarios