viernes 23.08.2019

Hallan 200 plantas de marihuana en Caleiro y detienen a dos vilanoveses

El joven B.R.S. y su suegro, J.N.C., quedaron en libertad con cargos tras ser arrestados por la Policía de Vilagarcía

Una plantación de marihuana desmantelada con anterioridad en la comarca de arousa | cedida
Una plantación de marihuana desmantelada con anterioridad en la comarca de arousa | cedida

La Policía Judicial de la Comisaría de Policía Nacional de Vilagarcía intervino el pasado martes unas 200 plantas de marihuana cultivadas en un invernadero de la parroquia de Corón (Vilanova) y detuvo a los presuntos propietarios. Se trata del joven B.R.S. y su suegro, J.N.C., que pasaron ayer a disposición judicial quedando en libertad con cargos. Podrían enfrentarse a un delito contra la salud pública, en la modalidad de cultivo. 


La operación se desarrolló a última hora de la tarde del martes y los acusados pasaron la noche en los calabozos de la comisaría vilagarciana. En cuanto a las plantas incautadas, los investigadores las enviaron a Vigo para, entre otras cuestiones, someterlas a las pertinentes pruebas para conocer sus niveles de THC, que es el componente más conocido y con mayor psicoactividad de la marihuana. 

En total, los agentes de Policía Judicial se incautaron de unas 200 plantas, con un peso total de aproximadamente 90 kilos, y en diferentes etapas de crecimiento. Las hallaron en un invernadero de Corón, cuya propiedad atribuyen a al menos  uno de los detenidos. Ambos pasaron ayer a disposición judicial en el número 1 de Vilagarcía de Arousa, que decretó su puesta en libertad a la espera de deliberar sobres las diligencias policiales. Tanto el joven como el padre de su pareja se pueden enfrentar a un delito contra la salud pública en su modalidad de cultivo y también está por determinar si se dedicaban a su venta y distribución a terceros. La incautación realizada por los agentes vilagarcianos es una de las más importantes de los últimos tiempos, solo superada por otra, también de Policía Nacional, ejecutada el pasado mayo en un chalé de Sanxenxo donde los agentes hallaron unas 500 plantas, así como 10 kilos de marihuana preparada y utensilios para su preparación y venta.  


En el dispositivo fueron detenidas tres personas que además habían montado un enganche ilegal a la red eléctrica para suministrarse de la energía necesaria para el cultivo de la droga en interior. De hecho, se trata de una actividad que suele generar gruesas facturas de la luz, con consumos superiores a los habituales en una vivienda normal y que suelen llamar la atención de los investigadores. 

Un caso similar tuvo lugar unos días antes, pero antes en Ribadumia. En este caso, la Guardia Civil arrestó a un matrimonio de mediana edad como supuestos responsables de un delito contra la salud pública y otro de defraudación de fluido eléctrico al considerarlos responsables de una instalación con medio centenar de plantas alimentada con un enganche ilegal al alumbrado público.

Comentarios