Lunes 27.05.2019

A Illa estrena un sistema pionero de realidad aumentada para su Museo

Rosi Viana: “Por primeira vez en España aúnanse novas tecnoloxías, historia, turismo e patrimonio cultural”

El alcalde, Carlos Iglesias, fue ayer el primero en probar las gafas de imágenes virtuales | gonzalo salgado
El alcalde, Carlos Iglesias, fue ayer el primero en probar las gafas de imágenes virtuales | gonzalo salgado

“Increíble”. La reacción de una de las antiguas trabajadoras de la fábrica de Goday, hoy Centro de Interpretación das Conservas de A Illa, puntuó de forma inequívoca lo conseguido en el proyecto de realidad aumentada que el Concello presentó al público ayer. La anciana veía a través de unas gafas de realidad virtual lo que sus ojos vieron durante años en la primera mitad del siglo pasado. Y lo dio por bueno: “¡Ahí están!”

Las gafas le permitieron ver, a ella y a todo el que quiera ahora disfrutarlas, hologramas cargados sobre la imagen real durante su recorrido por el Museo. Así, en las mesas de trabajo, ahora vacías, se superponen antiguas trabajadoras, maquinarias y demás creaciones tridimensionales que la empresa “Imaxina Novas Tecnoloxías” diseñó al detalle durante meses, en lo que fue la parte más ardua del trabajo. 

Son 120 modelos o “assets” de más de diez personajes diferentes, todo ambientado en los años 30 y 40. La experiencia se enmarca dentro de una visita con un itinerario por el museo, previamente diseñado. Las propias gafas superponen indicadores de dirección y la visita incluye audio explicativo. Las versiones en gallego y castellano cuentan con la voz del actor Carlos Blanco y la que se grabó en inglés, de Ollala Rúa. 

A la vanguardia
La inversión fue de unos 42.000 euros, financiados a través de un programa del GALP (Grupo de Acción Local do Sector Pesqueiro) Ría de Arousa, dependiente de la Consellería do Mar. 

La concejala de Cultura y Turismo, Rosi Viana, detalló durante la presentación pública del evento que se trata de un proyecto “innovador en toda España”, al conjugar “novas tecnoloxías, turismo, historia e patrimonio cultural”.

El alcalde, Carlos Iglesias, destacó el potencial del proyecto, bautizado como “Unha Ollada cara O Mar”, con el que divulgar la historia de la conserva en Galicia, íntimamente ligada a la de la propia localidad, al tiempo que se amplía el contenido turístico. 

El proyecto también incluye la grabación de varios vídeos promocionales. Uno de ellos se pudo ver este jueves, otro se proyectó en Fitur y el tercero se hará ahora, tras capturar ayer las experiencias de las extrabajadoras de la antigua fábrica probando esta tecnología. 

Por el momento hay solo dos gafas, dado su elevado coste. Ayer las probaron gratuitamente todos los interesados. Ahora la idea es que el uso de esta tecnología forme parte de las opciones de visita al Museo, para lo que se establecerá un precio público, aún por definir, pero que podría rondar los cinco euros.

Comentarios