martes 07.04.2020

Inician el cambio de los problemáticos contenedores del puerto deportivo

Las nuevas unidades, nueve, ofrecen menos posibilidades de avería y de generar malos olores y la aparición de plagas.
El alcalde y el concejal de Medio Ambiente en la zona donde se instalarán los nuevos contenedores | CEDIDA
El alcalde y el concejal de Medio Ambiente en la zona donde se instalarán los nuevos contenedores | CEDIDA

El Concello inició ayer las obras de sustitución de los contenedores del puerto deportivo por otros más manejables para su vaciado y elaborados con materiales pensados para evitar malos olores, uno de los principales problemas de los anteriores y que motivó las quejas de los comerciantes. Se trata de nueve unidades cuya compra e instalación han tenido un coste de 17.787 euros.

El alcalde, Telmo Martín, y el concejal de Medio Ambiente, Juan Deza, supervisaron ayer el inicio de los trabajos de preparación de la zona para colocar los contenedores “que evitarán los malos olores y las frecuentes averías”, informaron fuentes municipales. Las mismas indicaron que el gobierno local ha consensuado con la Cofradía de Pescadores y Portos de Galicia la nueva ubicación. En concreto, estarán cerca de la grúa de subida de barcos, “lo que facilitará el acceso del camión que recogerá diariamente los residuos”.

En cuanto a las características de las unidades que, como los viejos, darán servicio a los locales de hostelería de la zona, explicaron que son semisoterrados lo que, a diferencia de los actuales, permiten realizar la descarga simplemente levantándolos con una grúa y, por tanto, “no llevan mecanismos que puedan fallar”. Respecto a sus medidas, tienen una altura de 2,40 metros y se entierran 1,50 metros, de manera que sobresalen al exterior en 90 centímetros y “disponen de una capacidad muy superior a los que hay en el resto del concello, que va de los cinco a los tres metros cúbicos”.

Son un total de nueve contenedores del modelo Molok Classic: uno marrón (restos orgánicos), tres grises (Residuos Sólidos Urbanos RSU), uno amarillo (envases), otro azul (papel y cartón) y tres verdes (vidrio). Además “están construidos con materiales que impiden alcanzar la temperatura a la que se generan gases y malos olores” y “evitan la aparición de plagas porque el biorresiduo queda totalmente aislado de la vía pública”, añadieron desde el Ejecutivo local.

La actuación tiene un coste de 17.787 euros, pero responde a una vieja demanda de los establecimientos y usuarios del puerto deportivo. La presencia de malos olores y de insectos como mosquitos eran un problema frecuente. De hecho, el Concello adoptó varias medidas previamente, como incrementar la frecuencia de las limpiezas, pero además se encontró con el problema de que el sistema daba continuas averías. l

Comentarios