miércoles 19.02.2020

La erosión del mar destroza varios accesos a la playa de A Lanzada

La erosión del mar durante los largos meses de este invierno comienza a notarse en el litoral de la comarca. Las playas de A Lanzada y Foxos son dos de las más perjudicadas en Sanxenxo

la erosión del mar arrancó parte de la rampa dejando al aire tornillos oxidados
la erosión del mar arrancó parte de la rampa dejando al aire tornillos oxidados

La erosión del mar durante los largos meses de este invierno comienza a notarse en el litoral de la comarca. Las playas de A Lanzada y Foxos son dos de las más perjudicadas en Sanxenxo, ya que las fuertes mareas y el duro oleaje se llevaron por delante parte de los accesos a los arenales e incluso modificaron la morfología del arenal de Foxos.

La pequeña parte de la playa de A Lanzada que pertenece al municipio de Sanxenxo se ha quedado prácticamente sin accesos. Los movimientos en la arena hacen que las escaleras, que en parte resistieron el envite del mar, carezcan de apoyo. En algunos casos han quedado suspendidas a un metro de distancia del arenal, lo que hace prácticamente imposible su uso.

Así se lo explicaron los comuneros de Noalla a la jefa provincial de Costas, Cristina de Paz Curbero, en la reunión mantenida con ella la pasada semana.

Y esto no solo ha ocurrido con las escaleras, sino también con alguna rampa, “que foi totalmente arrasada e nin saltando se pode chegar ata a praia”, explicaba ayer Roberto Garrido, presidente de la Comunidad de Montes de Noalla, que considera “imprescindible” reparar la situación con urgencia.

Y es que en la zona de A Lanzada, comuneros y hoteleros confían en que el buen tiempo haga acto de presencia con brevedad y están convencidos de que los arenales siguen siendo el principal atractivo de la zona y la fuente básica de visitantes.

Desde Costas de Pontevedra, Cristina de Paz Curbera se ha comprometido con los miembros de la Comunidad de Montes a enviar a técnicos a la zona para estudiar los daños causados por la erosión y buscar una solución a una situación que puede resultar muy perjudicial durante los meses de verano, de no repararse.

Y es que la ausencia de accesos cómodos ya se ha dejado sentir durante los escaso días soleados registrados en las últimas semanas, ya que quienes se decidieron a disfrutar de una suave paseo por la playa le resultó difícil llegar a ella.

Y es que además de los movimientos en la arena y la desaparición de algunos peldaños y zonas de la rampa de acceso, el mar ha causado también destrozos que será necesario reparar.

Y quienes ya han comenzado a padecer los inconvenientes de unos accesos inadecuados, sobre todo en Foxos, donde la duna ha resultado ligeramente afectada, son los surfistas que, aunque están atléticos, se ven obligados a hacer equilibrios para llegar al mar debido al fuerte desnivel existe.

Comentarios