sábado 20.07.2019

La limpieza y el desmontaje del tejado concluyen en el Pazo de Quintáns

La adjudicataria lleva ya 21 días trabajando en la estructura bajo el control de expertos en Patrimonio

La estructura ya se encuentra lista para iniciar la rehabilitación del Pazo de Quintáns | cedida
La estructura ya se encuentra lista para iniciar la rehabilitación del Pazo de Quintáns | cedida

Los trabajos de rehabilitación del Pazo de Quintáns ya han aflorado el valor arquitectónico y cultural del edificio. En los 21 días que se lleva trabajando se ha hecho una profunda limpieza, se ha desmontado el tejado y los suelos hundidos y se ha recogido el escombro acumulado por los derrumbes y el abandono.


Todo se está haciendo con el máximo cuidado y la vigilancia de expertos en patrimonio para el cuidado de las piezas de gran valor que tiene el edificio. El Pazo, las construcciones auxiliares, los jardines y muros son una joya y un museo en sí. Una vez rehabilitado albergarán el patrimonio arqueológico y arquitectónico del municipio.

La planta baja del pazo albergara una tienda, oficinas y el recibidor principal del museo. En la planta superior se acondicionarán cinco salas. Una será un mirador galería del “paisaje más bonito de Galicia” en palabras de Otero Pedrayo. Habrá otras dos salas de exposiciones permanentes y una de exposiciones temporales. Además, de una sala de proyecciones.

Otras construcciones de la finca, como un edificio auxiliar, acogerá una cafetería restaurante y también se habilitarán salas de educación ambiental el gran hórreo. La filosofía principal del proyecto de rehabilitación, que ha sido redactado por Mario Crecente y Asociados Consultores, es mantener las estructuras originales del Pazo, sin derrumbar fachadas, ni cubiertas. En definitiva, no se hará ningún cambio que modifique la estructura original del edificio.


El Pazo es una construcción singular con unos espectaculares miradores sobre la huerta y la ensenada de A Lanzada y O Bao. El estado de conservación es malo por el abandono prolongado sufrido, que derivó en el deterioro de la cubierta y forjados del mismo. Sin embargo, los muros del pazo se conservan en muy buen estado, así como el muro de mampostería, que rodea la finca de 9.000 m etros cuadrados.


El Pazo de Quintáns es del siglo XVIII, y su estructura es de planta rectangular, consta de bajo y andar en la parte que da al jardín, mientras que por la otra es de planta baja, por el desnivel del terreno. Cuenta además con hórreo, crucero y capilla, situada ésta última en un extremo del patio, que está cerrado con un muro almenado.Uno de los elementos más singulares de esta edificación es su torreón.

Comentarios