Miércoles 19.12.2018

La macrorredada intercepta un segundo barco con tres tripulantes que salió a alta mar a recoger la cocaína

La macrorredada en la que se ha detenido al llamado patriarca del clan de los Charlines, Manuel Charlín, y a su hijo Melchor, así como a una veintena más de personas a las que se relaciona con un importante alijo de cocaína

Llegada del “Siempre Cacharelos” al puerto de Vigo, custodiado por los agentes                                                           Varios de los detenidos, tras tomar tierra y ser conducidos a dependencias policiales | cnp
Llegada del “Siempre Cacharelos” al puerto de Vigo, custodiado por los agentes Varios de los detenidos, tras tomar tierra y ser conducidos a dependencias policiales | cnp

La macrorredada en la que se ha detenido al llamado patriarca del clan de los Charlines, Manuel Charlín, y a su hijo Melchor, así como a una veintena más de personas a las que se relaciona con un importante alijo de cocaína ha interceptado un segundo buque. Se trata del pesquero “Siempre Cacharelos”, un barco con tres personas a bordo, ahora también detenidas, que, supuestamente, habría salido al encuentro en alta mar del buque que transportaba el cargamento ilegal de alrededor de dos toneladas de cocaína.
Los investigadores creen que el objetivo de esta singladura era hacerse con el alijo que viajaba en el barco interceptado junto a las Azores, para introducirlo hacia las costas gallegas a bordo de un barco de menor eslora. Con el pesquero, una de tantas embarcaciones que trabajan legalmente en aguas fronterizas entre España y Portugal, sería más fácil disimular la entrada del cargamento en el litoral gallego.
Destino: Litoral coruñés
La Policía sospecha que el destino de esta segunda embarcación menor era la costa coruñesa, un puerto desde donde se procedería a la carga y transporte posterior por tierra de la mercancía ilegal. Algunas fuentes apuntaban ayer, además, que este pesquero pudo haber salido desde Boiro.
A la vez
El golpe policial se desarrolló prácticamente a la vez. Esta embarcación, de la que se tuvo conocimiento ayer, fue abordada en la misma jornada del miércoles, cuando caían la mayor parte de los detenidos en tierra, incluidos los dos Charlines.
La operación sobre este pesquero fue desarrollada por la propia Policía Nacional, en colaboración con el Servicio de Vigilancia Aduanera. Se cree que en el momento del abordaje el destino de la embarcación era un punto preacordado para el transbordo de la droga y los agentes afirman que los tres marineros a bordo estaban “en plena connivencia con la organización que les había encomendado el trabajo”.
El “Siempre Cacharelos” fue conducido hacia el puerto de Vigo, al que ya arribó, trasladando inmediatamente a los tres tripulantes detenidos. La mayor parte de ellos permanecían ayer en calabozos y dependencias policiales, a la espera de que el Juzgado de Instrucción número 4 de Vigo, que dirige la operación junto a la Fiscalía Especial Antridroga de Pontevedra, inicie la toma de declaraciones, prevista a partir de las nueve de esta misma mañana.

Todavía en el mar
No obstante, los cuatro que aún viajan en el buque de mayor tamaño, cargado con la droga, se encuentran todavía custodiados en altamar, en el operativo que lo conduce desde Azores hacia un puerto canario, a donde se prevé la llegada de la comitiva la próxima semana. A estos cuatro arrestados ya se les tomó declaración judicial a través de un teléfono satélite desde el patrullero. La autoridad judicial decretó para ellos prisión provisional, a la que serán conducidos una vez lleguen a tierra.

Desmantelado
Aunque la operación todavía seguía abierta, la Policía Nacional daba por desarticulada una “organización criminal dedicada a la importación de cocaína a través de las costas gallegas”. Ha sido posible asestar el golpe a “todos los frentes” del grupo, tanto a los organizadores o cabecillas, como a los transportistas y a los alijadores en tierra. La investigación había comenzado hace un año, cuando los agentes detectaron la existencia de una supuesta organización criminal que se dedicaba a la importación de cocaína a través de las costas gallegas.
El Cuerpo resaltaba, además, que algunos de los detenidos “vienen protagonizando la historia del narcotráfico de los últimos 40 años”. Además de Manuel Charlín, el “patriarca”, y de su hijo Melchor, fueron detenidos en O Salnés otros viejos conocidos de las fuerzas de seguridad, como Jacinto Santos, condenado ya en su día, y José Andrés Bóveda “Charly” o “Sandokán”, investigado pero nunca sentenciado por asuntos de narcotráfico.
La redacción de O Barbanza informaba además de la detención en dicha comarca del conocido hostelero Mario Otero Díaz, en Boiro, además de al que se tiene por su supuesto socio, Serafín Pego Vidal, en Ribeira, quien ya había sido detenido hace años en Portugal.
Así pues, el saldo ayer de detenidos, según fuentes judiciales, era de 26 personas: Cuatro en el buque con la droga, tres a bordo del pesquero que le salía al encuentro y 19 en tierra. La operación se saldó con 23 registros en Ribeira, Boiro, Cambados, Vilagarcía, Vilanova, Huelva, Marbella (Málaga) y Yuncos (Toledo). l

Comentarios