viernes 10.07.2020

Más de 3.000 personas toman O Grove para exigir que la Xunta medie en la salvación de Thenaisie Provoté

El Igape y Mar recibirán al comité y a los sindicatos, pero estos reclaman a los conselleiros, a “quen ten poder de decisión”
Un momento de la manifestación tras llegar a su destino, la plaza de la Casa Consistorial, después de partir a las 11:30 horas desde las puertas de la factoría, ubicada en Rons (O Grove) | gonzalo salgado
Un momento de la manifestación tras llegar a su destino, la plaza de la Casa Consistorial, después de partir a las 11:30 horas desde las puertas de la factoría, ubicada en Rons (O Grove) | gonzalo salgado

Ni la lluvia ni el temor al coronavirus impidieron ayer que más de 3.000 personas tomaran las calles de O Grove para reclamar la salvación de Thenaisie Provoté. Una grovense lo tenía muy claro: “Máis medo me dá a crise que nos vén enriba. Non estamos para andar a perder postos de traballo”. Las mascarillas no ahogaron el grito de auxilio que trabajadores, familiares y vecinos lanzaron a la Xunta para evitar la desaparición de la centenaria conservera y de sus 125 empleos directos y más de 200 indirectos. Nadie comprende la negativa de la propietaria, la empresa rumana Scandia Food, a la oferta del empresario vigués Alfonso Caneiro, que ofrece garantías de futuro a la firma, en pleno concurso de acreedores y al borde de la insolvencia. La cerrazón es tal, que la intermediación del gobierno autonómico se ha convertido en prácticamente su única esperanza para que su apoderada en España y sus asesores recapaciten. De hecho, entre las consignas más repetidas se pudo escuchar: “Xunta, escoita, Thenaisie está en loita” y “Non pode ser que haxa compradores en Galicia e non vender”.

“Bloqueo constante”
Los representantes sindicales de CIG y CCOO, Rosa Abuín y Francisco Vilar, respectivamente, anunciaron que el día 1 mantendrá una reunión con los directores del Igape y de Pesca, pero les exigirán otra con los conselleiros de Industria y Mar, con los que “teñen poder de decisión porque poden falar cos asesores e mediar ante o bloqueo constante”, explicaba la sindicalista. El tiempo apremia, lo recordaba el propio Vilar, que cada vez está más convencido de que Scandia pretende ir a la liquidación con la entrada de un socio capitalista que los mantendría en el control de la empresa hasta el final, con la consecuente “perda de confianza de bancos, proveedores, acreedores e clientes, aos que xa deixaron tirados. Porque serían os mesmos que levaron o barco contra as pedras. A Xunta ten que sentarse cos donos rumanos”, explicó. 

“Mira toda esta xente moza”
Pero además, llegar a esta situación seguramente supondría la desaparición de la actividad productiva y por tanto de los puestos de trabajo, y O Grove y O Salnés no pueden permitirse perder más industrias. “Mira toda esta xente moza afectada. Nós vimos como veciños para levantar a voz e xa somos dous máis que suman. A Unión Europea ten que facer algo para parar esta sangría de desmantelamento das industrias porque que é máis barato producir noutros lugares. Pasa co naval e agora con isto”, explicó un vecino, pensionista, que como otros muchos se sumó a la manifestación. 

Entre los asistentes tampoco faltaron operarios de Mos –donde está la planta logística– ni tampoco familias enteras, incluyendo a los más pequeños de la casa, porque “a ver se conseguimos algo. Esperemos”, señaló la mujer de un trabajador de la factoría de Rons, donde se concentra la mayor parte de la plantilla, unos 80 asalariados. Pero también había excompañeras que ponían de manifiesto lo que todo el mundo dice: la conservera siempre tuvo futuro, pero todo esto es producto de una “mala xestión”. De hecho, la plantilla defiende que los pedidos dejaron de atenderse porque la falta de liquidez impedía comprar materia prima. “Ao principio todo ía ben –tras la compra realizada por Scandia en 2018– e, de feito, o ano pasado, de agosto a decembro, traballamos moita xente sen nada de paro”, relataba una extrabajadora. 

Próxima manifestación
Algunos se sumaron a la manifestación cuando llegó a su destino, la Casa Consistorial, pero ya desde su salida, desde la misma puerta de la fábrica, una gruesa columna humana iba desbordando las calles, incluyendo la larga Alexandre Bóveda. De camino, los trabajadores fueron advirtiendo: “Scandia, escoita, O Grove está en loita” o “Queremos traballar, non mendigar”  y hora y media después, la manifestación se daba por concluida. Fue la primera de las que hagan falta y, de hecho, la siguiente está convocada para el domingo 5 porque  “Thenaisie non se pecha, non o aceptamos frente a maniobras escuras”, dijo con rotundidad la presidenta del comité de empresa, Rosa Domínguez. 

Comité: que a Xunta “se molle”
La operaria leyó una parte del manifiesto en el que pidieron a la Xunta que se  “molle” y “convenza” al industrial vigués de volver a poner su oferta sobre la mesa –la retiró el jueves ante los “continuos” rechazos–. También aprovechó para manifestar que el caso de la fábrica de Rons “é un exemplo do sufrimento e deserto económico ao que nos están a levar esas políticas públicas –a actual reforma laboral e a lei concursal, que empeoran a situación–. Así que apelamos á responsabilidade de todos os partidos e especialmente do goberno do PP, que son responsables das condicións laborais actuais”. Tampoco faltaron los gritos de aliento: “Ánimo, compañeiros”, que fueron respondidos con vítores y aplausos porque, a pesar de la “desesperación”, como calificó alguno la situación, porque la propietaria “non fai máis que poñer trabas e paus as rodas”, la moral está alta entre los trabajadores y confían en salvar la firma. De hecho, ese era el lema de su pancarta: “Comité de empresa pola salvación do emprego. Salvemos Thenaisie”. La firma lleva asentada en O Grove desde 1904, cuando una familia francesa llegó a tierras mecas por sus “fabulosos recursos e laboriosas xentes”, aunque en 1917 pasó a ser totalmente gallega siendo una de las más importantes y un “motor económico” que hace no mucho facturaba 30 millones al año.

Comentarios