domingo 17.11.2019

Meaño cambia el proyecto para iluminar el campo de fútbol pero mantiene la fecha de fin de obra

La Diputación de Pontevedra ha concedido una suspensión temporal de parte de la obra en marcha del nuevo campo de fútbol de hierba sintética de Meaño, para poder introducir unas mejoras en el nuevo sistema de alumbrado previsto.

La presidenta provincial y la alcaldesa, en una imagen de archivo | d.a.
La presidenta provincial y la alcaldesa, en una imagen de archivo | d.a.

La Diputación de Pontevedra ha concedido una suspensión temporal de parte de la obra en marcha del nuevo campo de fútbol de hierba sintética de Meaño, para poder introducir unas mejoras en el nuevo sistema de alumbrado previsto.
El Concello está ultimando un proyecto modificado en la parte correspondiente a la nueva iluminación del campo que podrá aprobarse en las próximas semanas y que permitirá retomar la actividad en este frente. Entre tanto, indican desde el ente provincial, los trabajos siguen ejecutándose en el resto del proyecto, con lo que se mantiene el plazo estimado de fin de obra, previsto para el 26 de octubre de 2017.
Los cambios plantean la sustitución de los dos proyectores previstos de lámparas de descarga por 16 proyectores de tecnología led. El Ayuntamiento justificó esta modificación tanto por la inadecuación del sistema original planteado a las exigencias y necesidades del campo, como para mejorar los aspectos ambientales y de sostenibilidad económica, ya que la tecnología led supone mucho menor consumo y, por tanto, reducción de gasto y de emisiones contaminantes.
La actuación en el campo de fútbol, que también incluye la adecuación de sus accesos, está en marcha a través de la empresa adjudicataria Prace, Servicios y Obras, por un importe que ronda el medio millón de euros y que se comprometió en un plazo de cuatro meses de ejecución.
El convenio entre la Diputación de Pontevedra y el Concello para financiar esta obra fue firmado el 25 de junio de 2015, aunque, posteriormente hubo que rehacer el proyecto, generando un sobrecoste que pasó de los 438.000 euros previstos inicialmente a 674.000. La diferencia fue asumida por el Ayuntamiento y luego recortada como mejora en la adjudicación, manteniendo su aportación el ente provincial.

Comentarios