sábado 14.12.2019

Meis.- El plan de eficiencia energética del Concello rebaja la factura en 115.000 euros anuales

El Concello inició hace tres años un ambicioso proyecto para reducir la factura de la luz y ha conseguido un resultado positivo con el ahorro anual de 115.990 euros. Entre las medidas ejecutadas estuvo analizar los consumos para realizar cambios de tarifas, introducir una herramienta de gestión del seguimiento de los mismos e incluso revisar facturas y, de hecho, las compañías han tenido que hacerles devoluciones por errores en el cobro. 

Alumbrado público del municipio de Meis 	d. a.
Alumbrado público del municipio de Meis d. a.

El Concello inició hace tres años un ambicioso proyecto para reducir la factura de la luz y ha conseguido un resultado positivo con el ahorro anual de 115.990 euros. Entre las medidas ejecutadas estuvo analizar los consumos para realizar cambios de tarifas, introducir una herramienta de gestión del seguimiento de los mismos e incluso revisar facturas y, de hecho, las compañías han tenido que hacerles devoluciones por errores en el cobro. 
Fuentes municipales explicaron que cuando se inició este plan, que además repercute en una reducción de las emisiones de CO2, la factura de la luz ascendía a 370.310 euros anuales y ahora, tres años después, es de 254.320 euros, lo que supone un ahorro de casi 116.000 euros. 
Para alcanzar este objetivo, primero se hizo un análisis de la situación, inventariando toda las instalaciones municipales recabando información técnica relevante para alcanzar la eficiencia energética, agrupando las instalaciones para gestionarlas adecuadamente, etc. Todo la información se integró en una herramienta informática de gestión para analizarla adecuadamente y actuar.

errores en los cobros
También se establecieron protocolos y nuevos métodos de trabajo de tal manera que, entre otras cosas, se recibe información mensual de las compañías para obtener y revisar ciertos datos que permitan gestionar el consumo. Además, cuando se inició se estudiaron también los de los últimos cinco años de facturación para tener un patrón de consumo completo de cada recinto y poder tomar las mejores decisiones en cuanto a cambios de tarifas y contratos, detectar deficiencias –cuya solución, de “pequeña magnitud”, se amortiza en menos de un año– e incluso errores de facturación y hacer las reclamaciones. 
De hecho, según el Concello tras el control exhaustivo de las facturas que viene haciendo se “han detectado con cierta frecuencia fallos en las facturas” emitidas por las empresas “bien por fallos de la compañía distribuidora o de ellas mismas”. Es más, las reclamaciones hechas “han supuesto importantes abonos para el Concello”. A este respecto, desde el gobierno indicaron que también se ha reclamado a sociedades por tasas de ocupación de espacios públicos. 
Para ejecutar todas estas acciones, el Concello contrató un agente externo y se trata de un proyecto de futuro y, por tanto, se seguirá trabajando con la metodología implantada.

Comentarios