miércoles 03.06.2020

El mercadillo supera la polémica y abrirá el 27 con puestos en la explanada, paseo y Rúa Nova

El avance de la desescalada permite la vuelta ya no solo de la alimentación sino del textil y las flores
Uno de los encuentros celebrados esta semana en el Concello | cedida
Uno de los encuentros celebrados esta semana en el Concello | cedida

El mercadillo de Cambados vuelve a tener fecha de reapertura. Esta prevista para el miércoles 27, si nada se vuelve a torcer. Después del desencuentro entre gobierno local y ambulantes de alimentación para la apertura con traslado, el avance de la desescalada permite la incorporación de más puestos: Textil, calzado y venta de flores.

Este aumento de vendedores hace que ninguna de las dos ubicaciones propuestas por las partes iniciales, Rúa Nova y explanada, basten por sí solas. De modo que el acercamiento fue posible finalmente en las dos reuniones que el Concello tuvo esta semana, primero con los vendedores de alimentación y, al día siguiente, con el resto.

El acuerdo: Salomónico. El mercadillo ocupará tanto la zona habitual como la propia Rúa Nova. Los que están en las aceras que limitan con el paseo marítimo y que están más próximos al mar, además, deberán trasladarse a dentro del propio paseo, a fin de cumplir las medidas necesarias de separación entre puestos. En la búsqueda de nuevos espacios, también será posible ocupar parte de la zona del paseo entre la Casa do Mar y el acceso a la Illa das Goritas, así como el aparcamiento del paseo de San Tomé.

Acuerdo

Con este acuerdo, las dos partes inicialmente distantes ganan: Los ambulantes que no querían el traslado pueden quedarse en la explanada. Mientras que el Concello ha recibido ya solicitudes de otros vendedores interesados en montar en Rúa Nova, con puestos de textil y calzado. En cualquier caso, desde el Ayuntamiento subrayan que se trata de “medidas temporais”, mientras la normativa sanitaria exija estas garantías de espacio para evitar posibles contagios del coronaviurs.

Ahora, el Consistorio debe seguir tramitando la planimetría necesaria, con su remisión a Portos de Galicia y la Consellería de Sanidade. La administración local también exigirá que todos los puestos tengan a la vista la licencia de ambulantes y que extremen las medidas para evitar que los plásticos acaben en el mar. Desde el gobierno local valoraron la reu­nión como “moi positiva”, ante la “gran cooperación” mostrada por los vendedores. l

Comentarios