viernes 28.02.2020

"Nos seus pés" logra involucrar a O Grove con los refugiados y ya piensa en una segunda edición

La cita concluyó ayer con la proyección del documental 
“Morrer devagar”

Participantes en el showcooking del Grupo Nove en el festival solidario “Nos seus pés” en O Grove| cedida
Participantes en el showcooking del Grupo Nove en el festival solidario “Nos seus pés” en O Grove| cedida

A falta del balance económico, la sensación del primer festival solidario “Nos seus pés” rezuma positivismo. Una de sus organizadoras, Mar Benavides, agradecía ayer, horas antes de que se diese por concluida la cita con la proyección “Morrer de Vagar” , la respuesta de O Grove a la cita. “Estamos muy contentos con la respuesta y agradecemos la respuesta tanto de los colectivos que se ha implicado como de los artistas y personas que no han dudado en ponen su grano de arena”, apunta.

Será esta semana cuando se realice el balance económica de esta primera edición que Benavides ya pronostica que no será la última. “Tenemos que descontar a lo recaudado algún pago de facturas y luego se harán públicas las cuentas, pero seguro no será el último”, apunta.

El dinero recaudado con la venta de productos de merchandising y la tapas del grupo Nove será destinado a la asociación sin ánimo de lucro Proem-Aid dedicada a la ayuda a refugiados en la isla griega de Lesbos y opera en el mar, rescatando a los miles de refugiados que se acercan a diario a la costa griega, y al Proyecto Elea, impulsado por un grupo de voluntarios de todo el mundo que se han unido para trabajar en colaboración con los residentes del campo de refugiados Eleonas, en Atenas, para mejorar el nivel de vida y el bienestar de la comunidad. Han construido una biblioteca y dan clases.

Colaboración

Benavides que en los próximos días retomará su “vida normal de estudiante”, pero reconoce que le gestaría mantener este vínculo creado con las personas que hicieron posibles “Nos seus pés” para continuar trabajando en la misma línea. “Algunos ya eramos amigos pero otros ni nos conocíamos y resulto ser una gran experiencia”, apunta Benavides.

Comentarios