martes 17.09.2019

La operación Mansalva frustra la entrada de un “importante” alijo de cocaína de Sudamérica por la costa gallega

La Guardia Civil da por desarticulada la red criminal con base en Arousa y que distribuía droga por España y Portugal
La red utilizaba un sofisticado sistema hidráulico para ocultar la droga en un remolque (arriba). Se emplearon perros para rastrear la nave de Castrelo (izq.) y a base de pico y martillo descubrieron una caja fuerte oculta en el suelo  | cedidas
La red utilizaba un sofisticado sistema hidráulico para ocultar la droga en un remolque (arriba). Se emplearon perros para rastrear la nave de Castrelo (izq.) y a base de pico y martillo descubrieron una caja fuerte oculta en el suelo | cedidas

La Guardia Civil hizo ayer balance de la última operación antidroga desarrollada en O Salnés, Mansalva, con la que da por desarticulada una organización criminal asentada en Pontevedra y dedicada a introducir cocaína en Galicia por mar y distribuirla posteriormente por toda España y Portugal en dobles fondos de coches y un remolque con un sofisticado sistema hidráulico de ocultación. De hecho, asegura que ha logrado abortar un “importante envío” procedente de Sudamérica para el que ya tenían muy avanzados los contactos y preparativos para su recepción.

El número de arrestados total asciende a 14 y tras los pasos a disposición judicial, se dictó prisión provisional comunicada y sin fianza para la mayoría incluyendo al presunto cabecilla, Manuel Osorio Grande, cambadés de raíces vilanovesas. Están acusados de delitos contra la salud pública y de pertenencia a organización criminal. Once fueron detenidos en Pontevedra, dos en Valencia y uno en Portugal. En cuanto a la cantidad de droga incautada, la cifra es de 475 kilos de coca y una plantación de mil plantas de marihuana halladas en una plantación “indoor” a pleno rendimiento en Baión (Vilanova).

Sofisticado sistema
Respecto a los nueve registros realizados, se incautaron de 12.000 euros en efectivo, 12 teléfonos satelitales y cuatro coches dotados con dobles fondos y un remolque con un sofisticado sistema hidráulico que ocultaba un doble fondo en el que se llegaron a trasladar 300 kilos de cocaína. De hecho, en apariencia no se detectaba nada extraño en él.

Esta fue la primera entrega que frustró la Guardia Civil. Fue en julio del año pasado y para entonces los especialistas en la lucha contra el crimen organizado ya tenían conocimiento de la existencia de un grupo delictivo asentado en Pontevedra e integrado por personas con antecedentes por narcotráfico. La mercancía había sido trasladada a Valencia y fue hallada en un garaje de Quart de Poblet, custodiada por dos miembros, que fueron arrestados.


Del mismo modo, el avance de la investigación propició que la Policia Judiciaria de Oporto y la Guardia Nacional Republicana se incautara de 175 kilos en un todoterreno, en las inmediaciones de Coimbra. Se detuvo al conductor.


Pero una de las cuestiones más importantes es que con la desarticulación de esta red se ha conseguido abortar la entrada en Galicia de una “importante cantidad” de cocaína. Según el Instituto Armado, sus integrantes ya tenían muy avanzados los contactos y los preparativos para recibir un envío de Sudamérica que llegaría a las costas gallegas por mar y que luego distribuirían por la Península Ibérica y Portugal.


La banda estaba bien organizada y empleaba medios técnicos avanzados para evitar ser detectados. De hecho, lo investigadores destacaron que invertían importantes cantidades de dinero en tecnología para tener comunicaciones seguras y detectar medios de investigación policial.


La operación está dirigida por los juzgados 1 y 3 de Quart de Poblet y ha contado con la coordinación de las fiscalías antidroga de Valencia y Pontevedra, pero fue desarrollada por el Equipo contra el Crimen Organizado (ECO) de Galicia de la UCO y con la colaboración de ECO Alicante, Policía Judicial de Pontevedra y Cádiz, GRS número 7, la Usecic de Pontevedra y el servicio cinológico. De hecho, se emplearon perros de rastreo en el registro de una nave en Castrelo (Cambados). El dispositivo se desarrolló entre el lunes y el martes con entradas en casas de esta villa y Vilanova y un garaje en Vilagarcía. En casos se emplearon herramientas de obra como una rebarbadora para hallar escondites secretos como sucedió con una caja fuerte.

Comentarios