miércoles 28/10/20

El padrón complica la categoría para Meis y A Illa a un año de las urnas

Los últimos datos de actualización del padrón de habitantes en Galicia mantienen los problemas de población que amenazan con rebajar la categoría de dos municipios salinienses de cara a la celebración, el año próximo, de nuevas elecciones municipales.

El Pleno isleño contó en este mandato, por primera vez, con trece miembros electos y más ingresos estatales | g. salgado
El Pleno isleño contó en este mandato, por primera vez, con trece miembros electos y más ingresos estatales | g. salgado

Los últimos datos de actualización del padrón de habitantes en Galicia mantienen los problemas de población que amenazan con rebajar la categoría de dos municipios salinienses de cara a la celebración, el año próximo, de nuevas elecciones municipales.
La Ley Orgánica de Régimen Electoral General establece una relación directa entre el número de vecinos de cada municipio con la cifra de concejales que los representan en la Corporación municipal. Además, la población está también ligada a los ingresos que cada ayuntamiento recibe anualmente de la recaudación de los tributos del Estado. En los comicios locales de 2015, ningún municipio de O Salnés bajaba de 5.001 habitantes, con lo que los concellos más pequeños de la comarca contaron con 13 concejales en el Pleno. Para A Illa, que siempre repartió 11, era su primera vez en esta categoría. Pero ahora las cosas podrían ser diferentes.

Un año
La última revisión en vigor del padrón publicada por el Instituto Galego de Estatística (IGE) mantiene a A Illa y a Meis por debajo de los 5.001 habitantes. Si la condición se mantiene a finales de año y se consolida en el censo de este ejercicio, el previo a la celebración de elecciones, los dos municipios perderán ingresos estatales en los próximos cuatro años y variarán el modelo de representación política. Esto, en caso de un resultado ajustado entre partidos, puede terminar de decantar quién pueda gobernar, ya que un mismo número de votos puede dar lugar a electos diferentes en función de cuántas actas haya en reparto.
Lo que queda de año, pues, será clave para que ambas localidades traten de fomentar los empadronamientos a efectos de mantener su estatus.
En las elecciones de 2015 valió el padrón de 2014, que en A Illa reflejaba 5.006 habitantes. Hoy la cifra es de 4.968, pero en 2016 fue aún más baja, con 4.909. En el caso meisino, en 2014 eran 5.033 los vecinos censados, pasando a 5.006 en 2015, 4.844 en 2016 y 4.788 en el actualmente en vigor, 2017.
Ribadumia, con 5.081, sigue todavía con margen (tenía 5.103 en 2014), mientras Meaño, con 5.318, está aún más desahogado, a pesar de que también baja sobre los 5.428 de hace cuatro años.
Vilanova de Arousa está en una categoría superior, la que se sitúa por encima de los 10.001 habitantes, por lo que reparte 17 concejales. Y parece que ahí seguirá. Si entonces su padrón señalaba 10.459, hoy lo hace con 10.361.

Comentarios