viernes 4/12/20

Pistolas de temperatura para proteger a los vivos y acopio de flores para los que ya no están

Arousa afronta el fin de semana de Difuntos intentando conjugar tradición y lo nunca visto. Los mercados de las flores resisten, aunque adaptándose a la modernidad de lo pandémico, al avance del virus y al fantasma del confinamiento. Mascarillas, pistolas de temperatura e hidrogel conviven con crisantemos, rosas y lirios.
Mercado en Vilagarcía/. Gonzalo.Salgado
Mercado en Vilagarcía/. Gonzalo.Salgado

Visitar a los muertos nunca es sencillo, sobre todo para quienes han tenido una pérdida reciente. Pero este año es incluso más difícil. Arousa afronta los más extraños días de Todos los Santos y Difuntos, en un fin de semana en el que los confinamientos perimetrales van ganando terreno en España y Galicia, donde están a un solo escalón de ampliarse a núcleos como Vilagarcía o Ribeira, una vez han sido decretados ya para las siete grandes urbes gallegas.

Los concellos arousanos se afanan en ampliar y ejecutar los protocolos sanitarios autonómicos para intentar conjugar la tradición inmemorial de la visita a los camposantos con la resistencia a una segunda ola pandémica que no deja de crecer.

Vilagarcía y Cambados

Vilagarcía y Cambados consiguieron mantener sus mercados de las flores. Pero a costa de hacer cambios de calado. Los septentrionales llevaron sus puestos a A Peixería y los albariñenses, de Peña al Paseo da Calzada, con grandes medidas de seguridad, incluidas pistolas de toma de temperatura y distancias de seis metros entre puestos.

En Cambados, el edil Xurxo Charlín valoraba ayer por la tarde que la venta no iba mal. Ya entonces había puestos donde comenzaba a escasear el género. Algunas floristas achacan el aumento al cierre de la frontera lusa, ya que no era poco habitual que muchos vecinos acudieran otros años a Portugal en busca de flores a mejor precio.

Vilanova y Sanxenxo

En Vilanova, el Concello colocó una corona en cada parroquia para recordar a todos los vecinos fallecidos. Llama también a acudir a los camposantos con “sentidiño”.

Sanxenxo decidió adelantar el dispositivo anti-Covid en estos recintos, con la Policía controlando los accesos y aforos desde ayer, tal es la recomendación general de visitar las tumbas lo más escalonadamente posible, incluso en días previos o posteriores. Como en la mayoría de concellos, los grupos se limitan en número y convivientes o familiares, la estancia es de un máximo de 30 minutos, hay itinerarios de circulación seguros y obligatorios, como también es preceptiva la mascarilla, el hidrogel y demás medidas.

Obras en Caldas

Caldas también divulgó las medidas de seguridad para visitar los cementerios estos días, comunicó desinfecciones especiales de los recintos por Protección Civil y aprovechó la efeméride para anunciar la ampliación de la capacidad del camposanto municipal en Eirín, con la construcción de 30 nuevos nichos y 10 columbarios. “O proxecto solucionará en grande medida os problemas de capacidade. As actuacións foron executadas pola empresa Granitos San Clemente SL e tiveron un orzamento total de 47.158,55 euros”, detallaban ayer desde el ejecutivo.

En O Barbanza

Al otro lado de la Ría, Ribeira instaló en las entradas de los dos cementerios de titularidad municipal, el de Santa Uxía y el de Palmeira, sendos túneles de desinfección y toma de temperatura, como el que ya había desde que se levantó el confinamiento en la entrada principal del Ayuntamiento. Tanto la ciudad ribeirense como Boiro y A Pobra anuncian ampliación de horarios, itinerarios seguros, dispensadores de gel, aforos máximos y demás medidas de obligado cumplimiento. l

Comentarios