martes 26.05.2020

El Pleno de Cambados da luz verde al paquete de medidas del PP, que el gobierno considera “nulas de pleno dereito”

Populares y Pode apoyaron el texto, sin valor vinculante, mientras el ejecutivo y el BNG se abstuvieron
El Pleno fue telemático pero se pudo seguir por Intenet | foto: Gonzalo Salgado
El Pleno fue telemático pero se pudo seguir por Intenet | foto: Gonzalo Salgado


El paquete de medidas que el PP cambadés presentó al Pleno de anoche se aprobó gracias a sus votos y al de Pode. Pero cae en vía muerta. No tiene valor vinculante, tal y como se entendía en un informe previo. Y el gobierno se abstuvo en una votación al filo de la medianoche convencido de que el texto, tal y como se había planteado, era “nulo de pleno dereito”. La alcaldesa, Fátima Abal, afirmó que la propuesta viola el reparto de competencias Y que, además, exige medidas que ya se han aplicado. Junto al bipartito, el BNG también se abstuvo. 


“Este Pleno está sendo un pouco raro”. La frase es de Víctor Caamaño y el portavoz del Bloque en Cambados resumió así la sesión plenaria más fuera de lo habitual de cuantas se han hecho en la villa en los últimos años. No solo por el formato, telemático aunque finalmente retransmitido, sino porque el único punto del orden del día se alargó durante tres horas y, aún así, con duras críticas de PP y Pode por limitar el tiempo de las intervenciones. 


Además, el asunto a tratar, esa batería de medidas concretas del PP sobre la crisis sanitaria, derivó en un amplio debate, que el BNG también lamentó por no ceñirse al punto, al abrirse sobre casi cualquier aspecto relacionado con la gestión de la crisis en Cambados. Y con palabras gruesas. 


La alcaldesa comenzó aludiendo al reglamento de régimen interno, que establece limitación temporal de turnos. Como la sesión era telemática y sobre un tema extraordinario como la pandemia, concedió que cada tuno durase “tres veces máis” de lo habitual. Pero eso no sentó bien a PP y Pode. José Ramón Abal habló del “maior recorte de participación e democracia” en Cambados desde la Transición. Luis Aragunde protestó por lo que consideró un “cambio das reglas de xogo ao comezo do partido”, pues llegó al Pleno sin saber que “por primeira vez” se iba a aplicar esta limitación de tiempo. 


Palabras gruesas hubo más. Como cuando Abal Varela acusó a Xurxo Charlín de “ameazas e coaccións” a los ambulantes del mercadillo, lo que le costó dos llamadas al orden de la regidora. Fátima Abal le expuso que acusaciones “tan graves, imputación de delitos” no deberían ser pronunciadas por un concejal, “representante de Cambados”, a otro edil sin que hubiese pruebas sobre la mesa. 

Los puntos
Además, Pode llevaba una moción, para crear una comisión de reactivación económica, que ya no se pudo ni debatir: Un informe de Secretaría recordaba que en sesiones extraordinarias como la de ayer no cabe votar la urgencia de puntos fuera del orden del día.


En cuanto al punto del PP, solicitaba una declaración institucional, refuerzos presupuestarios para áreas como servicios sociales, aumento de personal en estos departamentos, más apoyo a colectivos sociales, bonificaciones y fraccionamientos de pagos, más limpieza, agilización de expedientes e incluso medidas para poder adaptar la Festa do Albariño.

Albariño, a debate
PSOE y Somos, con los respectivos portavoces Samuel Lago y Tino Cordal, afirmaron que estas propuestas ya se habían ejecutado. Uno y otro resumieron intervenciones de ambas formaciones en sus respectivos campos. Justamente: Desinfecciones, refuerzo de servicios sociales, ayuda en el hogar, emergencia social, bonificaciones... Incluso haber sido “o primeiro concello da comarca en reaccionar” con limpiezas específicas a mediados de marzo.


En cuanto al Albariño, las posturas divergen y se mueven entre extremos. De un lado, el PP insistió en la necesidad de que la fiesta no claudique ante el virus, adaptando a las actuales circunstancias citas como la cata, el túnel del vino o el torneo de ajedrez. Del otro, el BNG, que dijo que “non se pode beber viño con mascarilla” y que más valdría tomar una decisión cuanto antes, sin que pasase nada, afirma, porque se renuncie un año a la celebración, “como fan no resto do mundo”. A cambio, añade, se podría dirigir ese dinero a otras medidas lúdicas de reactivación económica estival, como conciertos adaptados. Desde el gobierno pidieron “prudencia” y mesura: Están en contacto con el sector y con el CRDO, pero primará la sanidad pública.

Comentarios