martes 31.03.2020

Reclaman 9.100 euros en luz por un enganche ilegal para cultivar marihuana

La Compañía de Electrificación hizo un cómputo en el domicilio isleño tras un incendio que sacó a la luz la instalación

La Compañía de Electrificación reclama el pago de 9.189,11 euros en un domicilio de la localidad de A Illa donde fue descubierto un enganche irregular al tendido para proporcionar electricidad a una plantación de marihuana.
El supuesto fraude a la eléctrica salía a la luz en el mes de noviembre, cuando un incendio en el domicilio en cuestión alertó a las emergencias, descubriéndose la doble acometida y el cultivo irregular, con cerca de un centenar de plantas.
La compañía fue entonces alertada por la Guardia Civil y decidió presentar denuncia. A raíz de la investigación, la empresa suministradora indica que se detectaron unos relojes programadores que estaban configurados para trabajar 18 horas diarias. Gracias a este dato y al detalle del equipo enchufado de forma irregular que aportó el Instituto Armado, la Compañía de Electrificación pudo calcular la liquidación correspondiente por las cantidades supuestamente defraudadas a través de la conexión eléctrica no declarada. Aunque la legislación estipula que para cálculos de consumos defraudados se han de tener en cuenta los componentes eléctricos de la vivienda estimando un uso de seis horas diarias con limitación de un año, la existencia de estos relojes programadores ha servido a la compañía para exigir el pago por consumos de 18 horas al día.

El equipo enganchado
Además, según la comunicación ya remitida al titular por la empresa, fueron detectadas doce lámparas de sodio, dos ventiladores, cuatro extractores de aire, un equipo de aire acondicionado y un deshumidificador, cuyos consumos totales con cargo a este enganche suman unos 10,820 kW, siempre según las estimaciones que ahora hace la eléctrica.
En todo caso, la empresa insta al titular a revisar los datos por si  fuera de interés alegar alguna modificación a estas estimaciones.
El incendio se produjo a finales del mes de noviembre, de madrugada. Alertados por el 112, acudieron los Bombeiros do Salnés y la Guardia Civil para asistir al domicilio en cuestión, ubicado en el centro. Ardía la bajocubierta de un inmueble y los efectivos terminaron descubriendo los restos calcinados de una plantación de marihuana que precipitaron el inicio de la investigación.
Posteriormente, además, las pesquisas descubrieron la existencia del enganche irregular a la línea eléctrica. l

Comentarios