lunes 06.04.2020

El Refugio recupera fuerzas en la bendición de San Antón tras un 2017 con un aumento de los abandonos

La parroquia de Santa Mariña cumplió ayer con la tradicional bendición de mascotas de San Antón que es, además, una jornada de sensibilización y respeto al medio ambiente y a los animales, pero aún queda mucho por hacer.

El Refugio recupera fuerzas en la bendición de San Antón tras un 2017 con un aumento de los abandonos

La parroquia de Santa Mariña cumplió ayer con la tradicional bendición de mascotas de San Antón que es, además, una jornada de sensibilización y respeto al medio ambiente y a los animales, pero aún queda mucho por hacer. El Refugio participó con algunos de sus “peludos”, y recuperó fuerzas tras un año no muy bueno: “En lugar de mejorar, la cosa empeora, aunque hoy –por ayer– los niños nos dieron energía e impulso”, explicaba su presidenta, Olga Costa. Y es que, a falta del balance oficial de 2017, los abandonos aumentaron y ahora ya no solo detectan casos de gatos y perros que, por otra parte, van asumiendo como pueden y no sin dificultad, ahora aparecen otras especies y en el último mes han denunciado tres casos de caballos encontrados en malas condiciones. “Desesperación” es la palabra que usó la cambadesa pues ya solo un ejemplar come como 20 perros, por no hablar del espacio que precisa. Pero además se temen lo peor con la entrada en vigor de la nueva Lei de Protección Animal en cuestiones como las colonias felinas, cuya vigilancia y control sanitario deben asumir los concellos y “tirarán de nosotros, pero en la comarca solo estamos nosotros y Vilagarcía, no sé como hará el resto”. Con todo, aseguró que “no voy a permitir” un año más de colapso del Refugio y de casas de acogida de callejeros. De hecho, están trabajando en nuevas colaboraciones y esperan obtener en los próximos días buenas noticias sobre el futuro más inmediato de la protectora y su gestión.
Con todo, Costa reconoció que hay aspectos de la ley que ven positivos como la obligatoriedad de las asociaciones de notificar maltrato o incumplimientos, como la falta de microchip, y la castración en los adoptables. También quiso negar que no se pueda alimentar o recoger animales de la calle, “simplemente hay que informar primero al Concello”. Sin embargo, rechazan que las protectoras que no sean centro de acogida no puedan dar en adopción. Precisamente esta semana ofrecerán una charla con expertos para agentes y técnicos.

Comentarios