jueves 19.09.2019

25 años sobre el escenario

El conocido portonovés Hugo Andrade cumple 25 años sobre el escenario representando centenares de obras de teatro. Con motivo de este aniversario celebrará una gala este otoño en el Pazo Emilia Pardo Bazán y diversas actuaciones con sus distintos grupos de teatro

El papel de Bernarda Alba le valió el reconocimiento al mejor actor de la provincia en los Premios Carballo |cedida
El papel de Bernarda Alba le valió el reconocimiento al mejor actor de la provincia en los Premios Carballo |cedida

El portonovés Hugo Andrade cumple 25 años sobre el escenario y celebrará esta fecha tan especial como mejor sabe a través de distintas representaciones teatrales que tendrán en otoño su colofón final con una gala en el Pazo Emilia Pardo Bazán. “Va a ser un acto muy emotivo y con muchas sorpresas. Se subirán al escenario muchas personas que a lo largo de estos años compartieron muy buenos momentos conmigo”, asegura.


Y es que pese a que sus inicios sobre las tablas de un escenario fueron “accidental y hasta un poco traumático”, ahora reconoce que “el teatro me abrió todas las puertas a nivel profesional”. De hecho, la elección de su formación como técnico superior de Animación Sociocultural y turística así como su actual grupo de teatro O Laranxo y toda su actividad profesional responde a los inicios en el teatro.
El conocido portonovés se subió por primera vez al escenario el 17 de mayo de 1994 con nueve años y lo hizo en la obra que dirigía su tía “O burro que quería aprender” con el papel de cartero.


“Solo dije dos frases y cuando subí al escenario con el carro de la compra viejo de mi abuela pintado de amarillo, tropecé y se rompió. A la gente le hizo mucha gracia, pero a mí ninguna”, recuerda.
Tras esta experiencia, Andrade volvió a actuar en 1995 con la obra de Manuel María “Aventuras e desventuras dunha espiña de toxo” y fue en este momento en el que se dio cuenta de que su vocación estaría ligada al arte escénico. “Con esta obra sí que me picño el gusanillo por el teatro”, asegura. Después vino la “Marquesiña Encantada” y otras obras con un gran éxito de público, pero también de actores noveles que formaban parte de la Asociación Cultural Lembranzas de Portonovo.


Su carácter emprendedor y su implicación en el tejido asociativo de Portonovo le llevó a fundar “Teatro do Mar” en 2005 que surgió tras la creación de un grupo de teatro en el IES de Vilalonga. Con este grupo representó “Triste chegada” con el que consiguieron un premio a nivel autonómico. “La obra más especial fue la Casa de Bernarda Alba que llegamos a representar ocho veces. Fue un trabajo brutal meterme en el papel y el personaje llegó a dominarme a mí”, asegura.


En 2010 funda “Teatro Orballo” que tres años más tarde dio lugar a su actual grupo “O Laranxo” que recibe el nombre de una obra escrita por Ramón de Valenzuela. Entre medias, recibe una oferta del teatro Galtük con el que durante 2011 recorre México con un espectáculo diario. “Llevaba un traje durante el espectáculo que pesaba diez quilos. era un desgaste increíble”, explica.


“O Laranxo” supone la consolidación de Hugo Andrade en el mundo teatral y le permite dirigir distintos grupos de teatro en Lores, Raxó, Pontevedra, Portonovo, entre otros lugares a través de distintos colectivos.

En los últimos meses organizó dentro de este aniversario tan especial diversas representaciones teatrales como la primera obra en la que participó, “O burro que quería aprender”, que en este caso el papel principal lo realizó su sobrina.Pero todavía están pendientes cuatro representaciones cortas que se representarán en el Pazo Emilia Pardo Bazán antes de que acabe el año: A Tía Lambida, O barreño da colada, Casados de pouco y Picadura mortal.

Comentarios