• Jueves, 20 de Septiembre de 2018

Reportaje | Santa Mariña vuelve a lucir el Cristo de Leiro con guiños a la historia cambadesa

El cambadés Francisco Leiro es un escultor de reconocida trayectoria internacional y contar con una de sus obras es todo un lujo del que vecinos y visitantes podrán volver a disfrutar un año más en las ruinas de Santa Mariña.

Reportaje | Santa Mariña vuelve a lucir el Cristo de Leiro con guiños a la historia cambadesa
Operarios municipales instalaron ayer en Santa Mariña el Cristo de roble policromado de Francisco Leiro | aitana vidal
Operarios municipales instalaron ayer en Santa Mariña el Cristo de roble policromado de Francisco Leiro | aitana vidal

El cambadés Francisco Leiro es un escultor de reconocida trayectoria internacional y contar con una de sus obras es todo un lujo del que vecinos y visitantes podrán volver a disfrutar un año más en las ruinas de Santa Mariña. Su Cristo regresó ayer al altar mayor que desde hace tres años solo abandona con la llegada del invierno y, con él, de unas condiciones meteorológicas poco apropiadas para mantener al aire libre una talla como esta, de roble policromado. El propio Concello siente que sale ganando con esta aportación que viene haciendo al artista frente a la escultura que anteriormente había y que continúa en un almacén de restauración.
Así lo expresaba ayer el propio concejal de Cultura, Víctor Caamaño, quien espera seguir contando por muchos años más con la escultura. “Estamos encantados e queda claro o compromiso de Francisco Leiro –e doutros artistas– con Cambados; agardemos contar con el todos os anos e o artista está pola labor”. Y es que además “complementa moi ben Santa Mariña, un espazo singular e arquitectónico interesante”, añadió.
El edil explicó que permanecerá hasta octubre o se retirará antes, en caso de mal tiempo, porque la humedad y la lluvia pueden estropear esta pieza, que se exhibió por primera vez en el cementerio hace dos veranos. Víctor Caamaño recordó que se trata de una obra de casi tres de metros que Leiro estaba preparando para una exposición en México, pero que decidió repetir porque se le parecía demasiado grande. Permanecía en su taller y al enterarse de la retirada del original, decidió prestar el suyo. El anterior se había quitado en 2014 porque se encontraba muy deteriorado e incluso presentaba riesgo de desprenderse, y parece que no volverá a las ruinas, por lo menos en un corto periodo de tiempo. Caamaño reconoció que la Iglesia nunca contestó a su petición de ayuda económica para proceder a su restauración. Se puso en contacto con el Arzobispado porque es el propietario de la talla.
El concejal de Cultura recordó que había un proyecto de 7.500 euros para recuperar la policromía del mismo, pero la institución religiosa “nunca chegou a contestar e, aínda que entendemos que ten cantidade de propiedades e igual non pode facerse cargo, o Concello pola súa conta non pode facerse cargo”.
Con todo, el nacionalista considera que “saimos gañando”. Y es que la de Leiro le supera en valor artístico y además hace un guiño a la historia local; incorpora referencias franciscanas, como la “Tau” que representa la cruz, en forma de “T”, en homenaje al antiguo convento de San Francisco en Cambados. l