jueves 21/1/21

Reportaje | Cinco siglos de historia rescatados del olvido

Las piezas históricas, tras el cartel explicativo, en su emplazamiento | j.l.o.
Las piezas históricas, tras el cartel explicativo, en su emplazamiento | j.l.o.

Cambados completó ayer la recuperación de cinco estructuras del sistema hidráulico del antiguo convento de la localidad. Las estructuras, del siglo XVI, habían sido olvidadas y abandonadas en una finca en Beleco hasta que el historiador local Gumersindo Mosteiro indicó dónde se encontraban y el Concello se puso manos a la obra para su recuperación y puesta en valor.

Todo culminó ayer. El propio historiador, el técnico de Patrimonio Javier Mosteiro y el concejal Fernando Patricio presentaron el nuevo emplazamiento de las estructuras, en el jardín al pie de la iglesia parroquial, donde descansarán tras su rehabilitación, junto a un panel explicativo cuya confección se debe al mismo historiador. El acto sirvió, además, para conmemorar el Día Internacional del Patrimonio Mundial y los veinte años de la declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) del Conjunto Histórico.

Cinco siglos de historia

Desde el Concello recopilaban ayer datos históricos del convento y estas estructuras, algunos de los que se resumen aquí. El convento de la Concepción de Cambados fue erigido por el mercader Xoán de Abal y su mujer María Pérez de Leiro, de familia de escuderos, para una comunidad franciscana procedente de la Custodia de la isla de San Simón. La obra se llevó a cabo a partir de 1578, sobre la huerta y  lagares del cura Rodrigo de Lamas y otras fincas del Ayuntamiento y su señor, el conde de Fuentes. Se terminó en 1588 y tuvo ampliaciones en 1612 y 1622

.De su sistema hidráulico para el transporte de agua no hay datos precisos, pero se fechan justamente entre la fundación y las obras de mejora. El agua se obtenía de dos minas agujereadas en un extremo de la huerta del pazo de la Capitana. Los canales se unían y llenaban un estanque en Beleco, para correr por la granja en dirección al convento. Ya dentro del recinto amurallado era utilizada para riego de frutales, fincas, huerta y jardines, así como para las fuentes, lavadero y servicio de la iglesia, contando con varias bocas, de las que se conservan dos.

El convento se desamortiza y abandona en 1835, comenzando su destrucción en 1844, salvo un segmento, Casa dos Fraga, ahora biblioteca municipal. La granja de Beleco y huerta se fueron urbanizando desde los años 60, perdiéndose el sistema hidráulico. Pero de principios del siglo XX todavía se conservan testimonios que describen el sonido del agua corriente, entre ellos de Ramón Cabanillas, Armando Cotarelo Valledor y Joaquín Sánchez Peña.

Comentarios