viernes 18.10.2019

Rías Baixas estudia ampliar la DO a Mondariz y a más parroquias del Ulla

En sus 30 años de historia la Denominación de Origen Rías Baixas ha vivido dos ampliaciones para amparar los vinos de diferentes territorios de la provincia de Pontevedra y las peticiones .

Viticultores de la subzona de O Salnés en una imagen de archivo durante la vendimia | gonzalo salgado
Viticultores de la subzona de O Salnés en una imagen de archivo durante la vendimia | gonzalo salgado

En sus 30 años de historia la Denominación de Origen Rías Baixas ha vivido dos ampliaciones para amparar los vinos de diferentes territorios de la provincia de Pontevedra y las peticiones han sido varias en estos años. Las últimas hace unos meses y entre ellas está una histórica: la de Mondariz. Pero también hay viticultores y bodegueros de parroquias de A Cañiza y Boqueixón interesados en producir vinos con esta etiqueta de calidad certificada. Todas estas solicitudes serán estudiadas por los técnicos, pero la última decisión la tendrá el Pleno del Consello Regulador donde están representados productores y cosecheros.

30 años intentándolo
El asunto aún se encuentra en una fase muy incipiente, pero la presidencia ya lo comentó en la última comisión de viticultura. En concreto, se trata de ampliar el número de parroquias de municipios ya incluidos, en parte, en la DO como son A Cañiza y Boqueixón, en las subzonas de O Condado y Ribeira do Ulla, respectivamente. Los técnicos deben estudiar ahora las peticiones y su motivación para dictar si se trata de una ampliación viable o no. Esto es, que se cumplan los parámetros que caracterizan los vinos Rías Baixas en cuanto a clima, suelos, etc. También Mondariz y Mondariz Balneario han vuelto a solicitar su inclusión. Viticultores del municipio llevan 30 años intentando entrar en la denominación de origen al considerar un error histórico el haberse quedado fuera, teniendo en cuenta que el resto de municipios de su comarca, la de O Condado, quedaron dentro y también otras villas limítrofes. Uno de los últimos intentos fue en el año 2000, pero finalmente la ampliación se hizo hacia el sur de la provincia, con el nacimiento de la subzona de Ribera do Ulla, que incluso penetra en la provincia de A Coruña y que es la más grande en extensión, abarcando terrenos a ambos lados de este río.
Estas peticiones son, al fin y al cabo, zonas de expansión natural de la DO porque lindan con territorios incluidos actualmente, pero también ha habido otros intentos. El más destacado fue el de la comarca de O Morrazo. También se trata de una zona con gran tradición vinícola que consideraba de pleno derecho su entrada; incluso encargaron un estudio técnico a la universidad, –pese a no ser requisito para solicitarla– pero fue rechazada. Así las cosas, sus viticultores y bodegueros optaron por iniciar el arduo trabajo de crear un sello propio que certificase la calidad de sus elaboraciones y hace tres años que se embarcaron en una aventura que llegó a buen puerto en 2017 con la creación de la Indicación Geográfica Protegida Ribeiras do Morrazo. De hecho, es posible que los impulsores de estas últimas peticiones de ampliación acaben optando por esta vía si tampoco lo consiguen. l

Comentarios