miércoles 18.09.2019

Ribadumia y A Illa se unen para exigir al Sergas soluciones a las continuas carencias en la atención pediátrica

La petición de una reunión con el conselleiro, mociones y una recogida de firmas son sus primeros pasos 

Autoridades y vecinas afectadas comparecieron ayer en el Concello de Ribadumia | mónica ferreirós
Autoridades y vecinas afectadas comparecieron ayer en el Concello de Ribadumia | mónica ferreirós

Patricia Agra lleva un mes de retraso en la revisión de su pequeño Izan y dentro de otros 30 días le toca vacuna, pero “non sei se me atenderán, como están un día si e outro non”, explicaba ayer, dando cuenta de la deficitaria situación de la atención pediátrica en Ribadumia y A Illa –comparten el servicio– que ha llevado a sus respectos gobiernos locales a unir fuerzas para exigir soluciones inmediatas. 

Primero optarán por la vía del diálogo, solicitando una reunión con el conselleiro de Sanidade, recogiendo firmas en sus centros de salud, farmacias, etc. y llevando mociones a los plenos. Pero están dispuestos a ir más allá porque “levamos anos”, expuso el alcalde isleño, Carlos Iglesias. El principal problema actualmente es que se tardó un mes y medio en cubrir la baja del facultativo titular y el sustituto se marcha el día 31, lo que pasará después “no lo sabemos”, expuso la doctora Margarita Vidal del ambulatorio ribadumiense. 

Así las cosas, los médicos de familia han ido atendiendo a los niños, los padres acudiendo al centro de referencia en Cambados, desbordado, o directamente al Hospital. En resumidas cuentas y según Iglesias, una “continua incógnita” que incluso mantiene en estado de “nerviosismo y agobio” al personal administrativo que no sabe qué decir a los pacientes, aseguró Vidal.

La médica añadió que la realidad vivida “es un caos y un riesgo” sobre todo en cuanto a los recién nacidos porque precisan de revisiones con especialistas que se hacen “cuando se puede” y “se demoran”, como le ha sucedido a la ribadumiense Patricia Agra que ayer, junto a otras madres, se unió a los políticos para visibilizar el problema. Y “a dios gracias que de momento no pasó nada grave, pero puede pasar cualquier día porque asumimos más de lo que deberíamos”, agregó Vidal. 

Ribadumia y A Illa tampoco es que estén conformes con compartir el especialista, que divide la mañana entre ambos municipios. Por cifras, consideran que cada uno merece el suyo propio porque son unos 700 niños en cada municipio con poblaciones de 5.000 habitantes, pero además “non somos concellos cunha poboación envellecida, temos xente moza suficiente como para ter un pediatra propio”, añadió el regidor isleño. 

Además, en su caso concreto, le parece de una “incongruencia insostible” y “malísima xestión” que mientras la atención es deficitaria, Sanidade cree nuevas consultas para este servicio en la reforma del ambulatorio. Sin olvidar que la idea del Sergas, ahora en “stand by”, era centralizarlo en Cambados, obligando a desplazarse a estos y otros municipios de la comarca. Una opción que no les ha sido comunicada oficialmente y que ambos regidores rechazan. “É unha decisión tan importante que non se pode tomar de maneira unilateral, debe falarse cos concellos”, manifestó el ribadumiense, David Castro. 

Apoyo de la ciudadanía
El primer edil también quiso destacar que “non queremos levar o asunto á crispación política, o que queremos son solucións definitivas, é un problema social”, explicó. De hecho, ambos gobiernos locales piden apoyo a la ciudadanía y a las asociaciones relacionadas para que se sumen a sus iniciativas y las apoyen.

Así las cosas, esperan tener pronto la reunión con el titular de Sanidade, Jesús Vázquez, y tratar con él otras deficiencias detectadas en sus ambulatorios, como suceden en el resto de la comarca. Cambados ya salió a la calle por cierres eventuales de las consultas de tarde y en Meaño, uno de sus facultativos hasta planteó sus propios soluciones al Sergas para aliviar los colapsos y que se están estudiando. Sanxenxo no está mejor y, de hecho, este mismo médico, César Gil, pidió el traslado del centro de Baltar y hace unos días manifestaba: “Escapei de ‘Guatemala’ e isto é un inferno”.

Comentarios