sábado 18.01.2020

La salida de vía y posterior vuelco de un coche deja cinco heridos en O Grove

Se trata de una madre y su hijo, un taxista y los ocupantes, un matrimonio de Vilalonga que tuvo que ser rescatado
El vehículo quedó volcado de manera lateral y sus ocupantes fueron rescatados por el maletero | cedida
El vehículo quedó volcado de manera lateral y sus ocupantes fueron rescatados por el maletero | cedida

La calle Luis Antonio Mestre registró ayer una espectacular accidente que se saldó con cinco personas trasladadas a centros hospitalarias de Pontevedra con heridas de diversa consideración, pero ninguna de extrema gravedad. Un coche conducido por un vecino de Vilalonga se salió de la vía a la altura de la parada, chocó contra el muro de una vivienda y acabó volcado lateralmente. El siniestro ocurrió cerca de las seis y media de la tarde y se desconocen las causas.

Entre los heridos están el conductor, de 69 años de edad, y su esposa, de 66 que viajaba de copiloto. Ambos quedaron atrapados en el interior del vehículo, que quedó volcado por el lado izquierdo. Fueron rescatados por el Servizo Municipal de Emerxencias de O Grove por la puerta del maletero y tras estabilizarlos con el material sanitario adecuado por si sufrieran alguna lesión de gravedad. La extracción de la mujer fue más complicada porque su asiento estaba en el aire.

Se desconocen las causas del siniestro y lo único certero es que este vecino de Vilalonga se salió de la carretera, se subió a la acera y chocó contra el muro, quedando el coche volcado y pegado contra un taxi estacionado en la parada. De hecho, su propietario se encontraba dentro también y fue trasladado a un centro hospitalario. Al igual que la mujer y su hijo de corta edad que en ese momento transitaban por la acera y a los que el automóvil desplazó varios metros. Un familiar los atendió en primer lugar y ella se quejaba de dolor en la espalda y las cervicales.

Tres ambulancias

Todos los heridos fueron trasladados por las ambulancias del 061 de O Grove y de Sanxenxo y Cambados, que se desplazaron hasta el lugar. En el dispositivo también estuvo la Policía Local, que pidió la colaboración de la Guardia Civil para controlar el tráfico y a las decenas de curiosos que se arremolinaron. De hecho, llamó especialmente la atención la gran cantidad de personas que realizaban fotografías y videos, una actitud que los expertos desaconsejan en caso de accidente porque genera más estrés a las víctimas y también es contraproducente para que los servicios de emergencias desempeñen su trabajo.

Por último, fue necesario avisar a dos grúas para retirar el turismo y el taxi; una operación que no estuvo exenta de complicación porque existía el peligro de que el coche volcara por completo y dañara aún más el muro de la casa. De hecho, fue necesaria la intervención de Emerxencias para mover el automóvil siniestrado.

Comentarios