Lunes 10.12.2018

O Salnés reclama unido el traslado de la sede de Rías Baixas a Cambados

Todos los concellos de O Salnés quieren que la sede del Consello Regulador de la DO Rías Baixas se traslade a Cambados y ayer apoyaron una moción presentada por su gobierno para realizar una reclamación oficial

La popular vilagarciana Elena Suárez tomó posesión | gonzalo salgado
La popular vilagarciana Elena Suárez tomó posesión | gonzalo salgado

Todos los concellos de O Salnés quieren que la sede del Consello Regulador de la DO Rías Baixas se traslade a Cambados y ayer apoyaron una moción presentada por su gobierno para realizar una reclamación oficial. El concejal cambadés Tino Cordal fue el encargado de defender la iniciativa, agradeciendo el apoyo unánime y explicando que, aunque es un objetivo a conseguir “a longo prazo”, supondría “reparar unha inxustiza histórica” con la capital del albariño y la propia comarca.
El asunto ya fue abordado en plenos municipales y logró el apoyo de los grupos, excepto en Ribadumia. De hecho, su alcalde, David Castro, quiso dejar ayer “constancia” de que el PP se abstuvo y esto “non é unha aposta pola comarca e os veciños” y lamentó que su representante, Salomé Peña, no acudiera la sesión. Insistió mucho en hacer esta puntualización aunque Cordal tomó la postura de los populares desde un punto de vista “máis amplo” para quedarse con la buena acogida general. Por su parte, la socialista meisina Marta Giráldez también desveló que, aunque el cambadés habló con el alcalde de este municipio y “daba por feito” que el tema fue a su pleno, el asunto nunca fue debatido en Meis.

Argumentos
Con todo, Cambados ya tiene el sí del resto de los nueve ayuntamientos y desde ayer el del Pleno de la Mancomunidade do Salnés, y por unanimidad. El edil de Somos expuso algunos datos como la “inmemorable vinculación” del albariño y el municipio, que la comarca aglutina el 75% de sus viticultores y produce el 65% de su vino. También recordó aquel año 2003 cuando se aprobó la polémica decisión de ubicar la sede en Pontevedra (Cambados había acogido algunas reuniones del órgano en Exposalnés); algo “insólito” en las denominaciones de origen españoles porque la ciudad no forma parte del territorio vinícola. “Non é unha cuestión ideolóxica nin dun concello, aféctanos a todos, tampouco buscamos enfrontamentos con Pontevedra nin co Consello, simplemente é reparar unha inxustiza histórica por tanto como ten traballo Cambados e a comarca polo sector do albariño”, explicó Cordal.

Al finalizar la sesión, el concejal también quiso dejar claro que su grupo actúa con “total respecto” al máximo órgano de Rías Baixas y sus decisiones, tanto en esto como en su determinación por limitar el horario de cierre de las casetas del Albariño, aunque “tamén queremos que sexa recíproco co pobo de Cambados, por todo o que ten feito pola Festa”.

Cordal reconoció que el traslado de la sede es un objetivo “a longo plazo” para empezar porque el convenio entre el Consello y el Concello pontevedrés para ocupar la actual, el Pazo de Mugartegui, aún tiene una década de vigencia. Y respecto a posibles ubicaciones, señaló que sería a elección de la DO, pero existen “posibilidades e edificios, como o Museo do Viño, para acollelo”. Y es que, si bien siempre se ha pensado en Torrado, es insuficiente.

Contrato de la basura
Por otra parte, Elena Suárez, tomó posesión como representante del PP de Vilagarcía en sustitución de Tomás Fole y el Pleno también licitar el contrato de la basura para Vilanova y Cambados por un importe de 781.000 euros al año y una duración de cuatro ejercicios prorrogables por uno más. A la hora de adjudicarlo, se primarán las ofertas con una gestión eficiente.

Comentarios