miércoles 2/12/20

O Salnés tiene 155 positivos con contagios vinculados a encuentros familiares

Vilagarcía y Vilanova están en alerta roja y los alcaldes hacen un nuevo llamamiento a la “responsabilidade”
Imagen de uno de los test serológicos realizados en Vilagarcía | gonzalo salgado
Imagen de uno de los test serológicos realizados en Vilagarcía | gonzalo salgado

Un total de 155 personas de la comarca de O Salnés están infectadas por coronavirus. Un cifra que se alcanza después de que el número de nuevos contagios siga en aumento y, de momento, imparable. El origen, según la información que las autoridades sanitarias proporcionan a los concellos con restricciones, está en reuniones familiares y de amigos. De hecho el aumento de casos es notable en Vilagarcía. En solo una jornada se han notificado 7 positivos nuevos y ya son 59 los casos activos en la localidad, que sigue en alerta roja. Una situación en la que también se encuentra Vilanova, con 31 casos al sumar también nuevos contagios. En Cambados son 21 los infectados; en Sanxenxo son 18 y en otros concellos salinienses que no tienen restricciones hay 8 en Meis, 7 en Meaño, 5 en A Illa y 3 en O Grove y Ribadumia.

A mayores, y según el último parte emitido por el Sergas, en la última jornada han subido a 5 las hospitalizaciones en el Hospital do Salnés. En el global del área ya hay 538 casos activos tras dispararse los contagios: 69 en solo 24 horas. Ya hay 30 personas que necesitan atención hospitalaria, cinco de ellas en la UCI.

     Ante tal escalada de contagios los regidores salinienses han vuelto a dar un toque de atención a la población. El vilagarciano Alberto Varela reconoció que existe una preocupación clara por la sucesión de varios días con contagios nuevos en la localidad y apeló una vez más a la “responsabilidade individual” y a la “concienciación ciudadana” para frenar la expansión del virus. Lo hizo en referencia a las nuevas medidas dictadas desde la Xunta de Galicia que, desde ya, impiden las reuniones de más de cinco personas no convivientes. “Está claro que con 40 non podemos vixiar a 40.000. Os recursos son limitados e por iso hai que ser conscientes como cidadáns do que está en xogo”, explica Varela.

     Un discurso muy similar al expuesto por su homólogo en Vilanova, Gonzalo Durán, que fue duro y reconoció sentirse “enfadado y frustrado” por la progresión de la pandemia no solo en su municipio, sino a nivel global. “No se están cumpliendo las normas, se está haciendo una vida completamente normal y eso tendrá unas consecuencias”, advierte. Añade que “estamos ya en rojo y si seguimos así y optamos por hacer vida normal vamos a terminar muy mal, vamos a terminar con muertos y la culpa será de todos nosotros. No vale echarle la culpa a Sánchez ni a Feijóo, porque esto depende de nosotros”.

     Durán apostilló que “cumplir las normas por las buenas es una cuestión de civismo” y recordó que “estamos comprometiendo nuestra salud y nuestro futuro económico”.

      Así las cosas cabe recordar que desde hoy se activa el nivel 2 de alerta en toda la comunidad gallega con restricciones tanto en el consumo en la hostelería como en eventos como las bodas o los entierros. El número de casos no para de crecer.

Comentarios