martes 19/1/21

El Concello inicia las obra para sustituir el drenaje de As Telleiras para acabar con las humedades

El concejal de Obras e Infraestructuras de Sanxenxo, Tino Sanmartín, confirmó durante la jornada de ayer el inicio de las obras encaminadas a solventar los problemas de humedades

La zona intermareal en la que se encuentra la telleira influye de manera decisiva en las filtraciones de agua
La zona intermareal en la que se encuentra la telleira influye de manera decisiva en las filtraciones de agua

El concejal de Obras e Infraestructuras de Sanxenxo, Tino Sanmartín, confirmó durante la jornada de ayer el inicio de las obras encaminadas a solventar los problemas de humedades que se registran en el Centro de Interpretación As Telleiras. Esta situación se debe a que el equipamiento municipal está emplazado en una zona intermareal, y la coincidencia de lluvias y pleamar provocan un aumento del nivel freático que deriva en filtraciones en el edificio situado en la parroquia de Vilalonga, según explicó el concejal responsable del departamento de Obras en el Concello.
A pesar de que en los últimos años, el Gobierno local promovió distintas actuaciones para corregir esta circunstancia, como fueron entre otras la limpieza de caños, tejado, bajantes, tuberías de recogida de pluviales, “non foi posible acabar co problema”, señaló Sanmartín, por lo que las humedades en las instalaciones continuaron.
Por ello, tras realizar diversas inspecciones, los técnicos municipales apuntan a la sustitución del drenaje como posible solución a las filtraciones, siendo necesario destinar a este fin una cuantía que asciende a 6.223 euros y que sufragará el Concello.
Así, los trabajos que comenzaron ayer incluyen la excavación en terrenos de consistencia blanda por medios mecánicos hasta una profundidad de 60 centímetros, el suministro y colocación de fondo de hormigón y de arqueta de registro realizada con ladrillo hueco doble.

Desagüe
La instalación de tubería de drenaje de pvc y su tapado con capa de grava de 25 centímetros y cubierta con tela tipo geotextil; la dotación de tubería de pvc de 250 milímetros de diámetro para la salida del rebosadero, así como una válvula antiretorno que favorece el desagüe pero que impide que entre agua en el momento que sube el nivel, completan las labores proyectadas para acabar con las humedades.

Comentarios