domingo 29/11/20

“En Vilalonga estamos sen local porque o Concello gastou os cartos nun enlace”

La situación del local social es una cuestión que preocupa, y mucho, a la junta directiva del Centro Cultural y Deportivo de Vilalonga. Y es que el inmueble, emblemático para esta sociedad.

La alcaldesa abordó la situación de Vilalonga con el presidente de la Cultural en varias ocasiones
La alcaldesa abordó la situación de Vilalonga con el presidente de la Cultural en varias ocasiones

La situación del local social es una cuestión que preocupa, y mucho, a la junta directiva del Centro Cultural y Deportivo de Vilalonga. Y es que el inmueble, emblemático para esta sociedad, presenta un sinfín de deficiencias de cuyo mantenimiento se tienen que ocupar los socios de la Cultural. Ni Concello ni propiedad reparan humedades, desperfectos ocasionados por el paso del tiempo o retoques básicos para la conservación de un edificio levantado en la década de los 70 por la propia Cultural, aunque sobre una parcela de carácter privado.
Los problemas administrativos surgidos con el actual propietario de este edificio y que imposibilitan la firma del contrato de arrendamiento, que ya venía manteniendo con el Concello, llevan a la administración local a desentenderse de este local.  Desde el Concello descartaban el martes buscar un local alternativo al entender que es un problema de la Cultural, y que, por tanto, es esta sociedad quien debe resolver este contratiempo.
Sin embargo, en la directiva de esta asociación la opinión es bien diferente. Su presidente, Manuel González Pombo, que resta importancia a la situación actual del alquiler, recuerda que al problema que atraviesan ahora habría que buscarle el origen hace casi una década.
Y es que González Pombo está convencido de que la partida presupuestaria que existía para la construcción del centro sociocultural de O Revel fue destinada a la construcción de un enlace, de conexión con el polígono industrial, “que beneficia a catro”.
El presidente de la Cultural cree que de aquella decisión política se deriva la actual responsabilidad del Concello de facilitar un local a todas las asociaciones de Vilalonga.
“Cando a adxudicataria do centro sociocultural deu en quiebra había que sacar a obra a concurso outra vez, pero o que quedaba da partida destinaronno a facer un enlace que non lles correspondía. Un cartos tirados para apoiar a uns señores que compraron barato e quixeron vender moi caro, e que agora teñen todo paralizado”.
González Pombo insiste en que en  aquel momento el Concello priorizó el enlace a un polígono que, años después, está todavía inoperativo, en perjuicio de los vecinos. Una decisión que privó a los ciudadanos de Vilalonga de poder “ter un centro social en condicións que cubrise as necesidades de todos os colectivos, porque así non estamos traballando en boas condicións”. Y es que el mismo local, reformado este verano gracias a la gestión de la directiva, es compartido por la asociación de jubilados de Vilalonga y utilizado por la asociación de padres para impartir diferentes actividades. “E quedase pequeno para todos”, insiste Otero Pombo, que no duda en ningún momento que es obligación del Concello contribuir a que el tejido asociativo del municipio disponga de locales para realizar sus actividades, “pero non públicos, porque eso é un gasto para o Concello e nadie se fai responsable do seu mantenimento. Os locais ou as casas de cultura teñen que ser dos veciños e teñen que ser eles quenes as xestionen”.

Comentarios