lunes 06.04.2020

Tímida respuesta de los hosteleros a la renovación de licencias de terrazas

El gobierno encarga a una empresa externa la revisión fiscal que deberá ser aprobada en Pleno.

Vistas de una terraza en O Grove durante el pasado verano | d.a.
Vistas de una terraza en O Grove durante el pasado verano | d.a.

El plazo para la renovación de licencias concedido por el Concello de O Grove concluyó el 31 de enero con escasa respuesta de los hosteleros del municipio. El vicepresidente de Emgrobes, Jose Benavides, señala que “muchos de nuestros socios no han renovado la licencia porque no saben todavía cuando van a abrir ni por cuanto tiempo”. Las dudas en torno a la revisión fiscal del cambio de tarifas y el sistema de cobro por meses de colocación, anunciado desde el gobierno local, también ha ayudado a que el control del cumplimiento de la ordenanza de terrazas se resienta. “La gente no quiere pagar por un mes si al final viene mal tiempo y no puede colocar la terraza”, advierte Benavides. En cuanto a sus propuestas de inclusión en la normativa, el vicepresidente de Emgrobes señala que “si finalmente no se puede incluir pues tendremos que fastidiarnos aunque yo creo que lo que pedimos es muy razonable como almacenar en un espacio el mobiliario de la terraza o los anclajes de las mamparas porque este ya es un tema de seguridad”, explica.

El alcalde reconoce que la renovación de licencias, que debe hacerse anualmente, no está teniendo la respuesta esperada y anima “a todos os hostaleiros a renovar a súa licenza para poder exercer o control debido e evitar enviar requerimentos a quen non o faga”. El regidor reconoce que existen zonas “moi complicadas e nas que tivemos máis dun enfrontamento” porque los propietarios del establecimiento aseguran que se rigen por Portos de Galicia y no acatan la ordenanza municipal. “A realidade é que entre Portos e o Concello non hai comunicación. O único que lle interesa á Xunta é recaudar e concede todos os metros cadrados que piden sen nin sequera consultar co Concello e logo veñen os problemas”. La Rúa Pratería es otro de los “puntos negros” para la aplicación de la ordenanza. “é un dos sitios máis conflictivos porque todos os locais están pedindo terrazas e os metros da rúa son os que son. Non podemos peonalizar as rúas para darlle cabida a terrazas a costa dos peóns. Ao mellor hai que tomar medidas máis drásticas, pero non é sinxelo”, apunta Cacabelos.

En cuanto a la revisión fiscal de la ordenanza, Cacabelos explica que se ha encargado un estudio a una empresa externa por falta de medios en el Concello. “Remitíronolo esta semana e esperamos estudialo nos vindeiros días para logo trasladarllo á oposición e poder levalo a Pleno para a súa aprobación, pero probablemente a ordenanza de terrazas continúe este ano coas tarifas do ano pasado porque os prazos están moi axustados e non vai dar tempo a poder aplicalas”, explica Cacabelos. l

Comentarios