jueves 05.12.2019

Las toallitas de bebé tiradas a los inodoros atascan el colector y obligan a cortar la Avenida Castelao

La mala práctica de arrojar al inodoro toallitas para la limpieza de bebés ha causado un nuevo problema en la red de saneamiento de A Illa de Arousa.

Tras los cortes del vial por la mañana, por la tarde se mantuvieron restricciones en Castelao y Avenida da Ponte | g. salgado
Tras los cortes del vial por la mañana, por la tarde se mantuvieron restricciones en Castelao y Avenida da Ponte | g. salgado

La mala práctica de arrojar al inodoro toallitas para la limpieza de bebés ha causado un nuevo problema en la red de saneamiento de A Illa de Arousa. Un enorme tapón de estos restos se formó en el colector principal de la Avenida Castelao, por lo que fue necesario cortar el tráfico en la vía pública este miércoles de mañana y mantener restricciones por la tarde para poder realizar labores de desatascado y mantenimiento. Los trabajos aún seguirán hoy.
Así lo indicaba ayer el concejal Luis Arosa, que hacía un nuevo llamamiento, el enésimo del ejecutivo, a la vecindad: “Estas toallitas non son biodegradables, polo que non se poden tirar polo váter”, sino que deben ser desechadas en la basura.
Lo cierto es que el mensaje no cala entre los isleños y este año los gastos derivados de los atascos en el alcantarillado causados por estos objetos ascienden a unos 70.000 euros, cifra que ha crecido en los últimos años, en los que la media de gasto era de unos 40.000.
Son averías caras, porque la mayor parte de las veces taponan registros y pozos de bombeo, pero en no pocas ocasiones obstruyen y terminan rompiendo los motores de impulsión de la red. ”O máis barato, vale máis de 2.000 euros”, lamenta el concejal.
Las incidencias en la Avenida Castelao por los tapones en el saneamiento no son nuevas. Hace ya tiempo que vienen dando problemas por prácticas como estas. Cuando llueve, las aguas pluviales que terminan en el colector incrementan el volumen, unidas a las fecales, saturando la red y causando ya anteriormente algunas inundaciones a domicilios y negocios de la zona.

Tras las lluvias
El problema más reciente salió a la luz con las lluvias de los últimos días, que revelaron un tapón de considerables dimensiones. Los trabajos para deshacerlo comenzaron ayer hacia las ocho de la mañana e incluyeron la introducción de una barra de unos cinco kilos y agua a previsión a través de las alcantarillas.
El tapón era tal que ni la barra era capaz de pasar por algunos tramos de la conducción, a pesar de ser esta una de las de mayor diámetro de las que cruzan el subsuelo de la localidad, señalaba el edil. El volumen de toallitas extraído fue considerable y se constató que forman una especie de pasta compacta unida y mezclada con detergentes y otros materiales que llegan a la red, por lo que insisten en la necesaria concienciación vecinal.

Comentarios