lunes 3/8/20

La tramitación para la nueva plaza sufre otro retraso y el Concello acusa a Portos de “paralizar” el proyecto

Cuando parecía que el plan especial estaba completo, la Xunta pide al ente público realizar nuevos cambios

Vista de la fachada de la plaza de abastos de Cambados | d. a.
Vista de la fachada de la plaza de abastos de Cambados | d. a.

La tramitación para la nueva plaza vive un constante “déjà vu”. El plan especial de necesaria aprobación para su construcción sufre un nuevo retraso. En esta ocasión, Ordenación do Territorio de la Xunta señala que ha de modificarse el DEUP de 2104 –así se llama a la delimitación de espacios y usos portuarios– porque no contempla unos terrenos de titularidad de Costas que en 2015 pasaron a ser de Portos, y además faltan planos. El malestar en el Concello ya es mayúsculo y acusa directamente al ente público, como redactor del plan, de “paralizar” el proyecto, de retrasar catro anos” las obras porque la introducción de modificaciones a petición de diferentes consellerías es constante desde 2015. 

Ese año, cuando el cuatripartito accedió al poder se enteró de que no podían empezar hasta contar con un plan especial de ordenación de San Tomé y Tragove y ahí empezó su particular “vía crucis”. Primero había problemas con el proyecto heredado del PP, había que eliminar la segunda planta y excedía la financiación pactada en 300.000 euros –se eliminó el supermercado y se realizaron otros cambios–. Después no era posible derribar el actual mercado y tuvo que demostrar ante Patrimonio que el edificio sufrió modificaciones que le restaron valor patrimonial. Posteriormente llegaron problemas con el retranqueo, faltaba la catalogación de bienes patrimoniales ubicados en zona portuaria, como un hórreo construido por una escuela taller, o la realización de una cata subacuática en un viejo vivero del paseo marítimo; cuestiones que fueron apareciendo entre 2015 y 2017 y que se fueron solventando cambiando el proyecto constructivo y con la redacción de un segundo plan especial y modificaciones del mismo. 

En todo este tiempo se mantuvieron reuniones varias para perfilar el plan y evitar nuevos retrasos, pero además, cuando ya estaba listo, en marzo de 2018, el Ayuntamiento tuvo que acudir a la Diputación para que le hiciera un informe necesario para seguir la tramitación ante la falta de secretario municipal y después por un colapso en el volumen de trámites. De hecho, entre unas cosas y otras, el asunto no volvió a moverse hasta noviembre. A todo esto, y según fuentes municipales, en un momento, la asesoría contratada por Portos para redactar el plan especial cambió de manos, sumándose un nuevo contratiempo.

Mientras tanto, el Concello ha tenido que renegociar con Xunta y Fomento en varias ocasiones para no perder la financiación para las obras, que pasaron de ser casi inminentes a necesitar de una tramitación de nunca acabar. La última fue el año pasado y con la previsión “realista” de que no se empezarían hasta 2020. 

Y ahora, cuando faltaba menos, un “novo problema”, manifestó el concejal de Economía Xurxo Charlín. Cuando el Concello pensaba que Portos tenía todo listo y pidió informes sectoriales a diferentes departamentos como Patrimonio o Costas para iniciar la tramitación inicial del plan especial. Esto fue en noviembre y ahora Ordenación de Territorio le indica que el ente público debe modificar primero el DEUP 2014 para incluir aquellos terrenos que, por contra, sí aparecen bien en el plan. 

Para Charlín, este nuevo informe “deixa en evidencia as recentes declaracións realizadas polo voceiro da oposición, xa que a propia Xunta o deixa en evidencia porque, de novo, pero neste caso a Dirección Xeral de Ordenación do Territorio, vólvelle a pedir a Portos, ao redactor do plan e tamén da Xunta, que volva a realizar unha modificación do documento ao atopar deficiencias”. Y es que el popular Luis Aragunde les acusó de retrasar el plan en el Ayuntamiento. Es más, Charlín aseguró que “nos atopamos cun ente dirixido polo PP que leva catro anos retrasando as obras”. 

“A que espera a alcaldesa?”
Pero para Aragunde, el cuatripartito no ha sabido estar a la altura. “Os plans non se tramitan nin se aproban sós, hai que estar colgado horas e horas ao teléfono, saberse de ‘pé a pá’ os expedientes, en definitiva, hai que traballar”. De hecho, cree que la principal responsable de este “desaguisado” es la alcaldesa, Fátima Abal. “A que agarda, a que un día un problema de saúde pública peche a praza? Cando se enterará de que está para os problemas importantes” y esta obra “é demasiado importante para deixala en mans de Xurxo Charlín”.

Comentarios