jueves 17.10.2019

La vendimia de la DO Rías Baixas ya supera los 17 millones de kilos de uva

La producción se caracteriza por racimos pequeños, con mayor potencia aromática y un poco más de acidez
Un temporero trabaja en la finca Pazo Baión de Condes de Albarei que ayer inicio la vendimia | mónica ferreirós
Un temporero trabaja en la finca Pazo Baión de Condes de Albarei que ayer inicio la vendimia | mónica ferreirós

La vendimia ya supera los 17 millones de kilos de uva en la Denominación de Origen Rías Baixas. La cifra todavía está muy lejos de las previsiones iniciales de producción que, si bien se situaban en los 36 millones, seguramente caigan de manera importante porque el rendimiento del fruto es menor. Con todo, todas las bodegas garantizan su calidad y, debido a esta cualidad, esperan una de las añadas más aromáticas de los últimos tiempos y también con unos niveles de acidez un poco más elevados que anteriores.

La enóloga de Pazo Baión, Andrea Obenza, considera que será “unha das máis aromáticas dos últimos tres anos, polo menos”. La finca, ubicada en Vilanova de Arousa, es la joya de la corona de la cooperativa cambadesa Condes de Albarei y donde elabora uno de los vinos de pago más destacados de Rías Baixas. Su vendimia está entre las más tardías debido a la particularidad de sus 22 hectáreas de viñedos; con características muy diferentes entre sí a pesar de pertenecer a la misma finca. Pero también es una de las más pausadas pues se realiza un “importante traballo de selección en viñedo” para que la uva entre en la cadena de recepción y procesado lo más limpia posible, lo que ralentiza la recogida. Basta comparar su ritmo, de entre 5.000 y 7.000 kilos por día, con el de su “hermana mayor”, que es una de las más rápidas de la denominación con hasta 60.000 kilos por jornada. De hecho, tardará dos semanas, aproximadamente, y eso que el estado sanitario del fruto “é óptimo”, según Obenza y certificado por los temporeros.

La enóloga añadió que les habría venido bien un poco de lluvias hace un par de semanas porque “temperatura tivemos”. Esto habría ayudado a hidratar el fruto cuyos racimos son este año pequeños, provocando una reducción en el rendimiento que, en esta finca, será de unos 6.000 kilos por hectárea, cuando lo habitual es rondar los 8.000. También se notará en los parámetros pues “este ano ten un pouco máis de acidez que nos dous últimos anos”, pero también más aromas y por supuesto “unha calidade moi boa”. Una cuestión fundamental para la firma que busca “calidade por encima de cantidade”, subrayó Obenza.

Su objetivo final es lograr un albariño Pazo Baión a consumir en el mismo año o con una buena guarda. Y es que esta variedad de uva ya demostró hace tiempo que tiene muchas posibilidades y no solo sirve para la elaboración de vinos jóvenes.

La DO Rías Baixas continuará vendimiando hasta la semana próxima y todo ello bajo el atento control del Consello Regulador, que se encarga de garantizar la trazabilidad del producto en todo su proceso y la recolecta es fundamental porque es el comienzo de todo. Un total de 25 veedores recorren estos días las cinco subzonas del territorio vinícola, sin olvidar los controles realizados por las propias bodegas; un total de 183 que venden el vino del sello de calidad pontevedrés en 70 países. l

Comentarios