viernes 22/1/21

Un vertido desemboca en el cierre de una empresa del polígono por falta de licencia

Cuarenta y ocho horas es el plazo que el Concello de Sanxenxo da a una empresa asentada en el polígono de Nantes para poner fin a su actividad después de que el Seprona detectase que la firma carecía de licencia de actividad y de proyecto de saneamiento.

El Seprona investigó a varias empresas del polígono a raíz de los vertidos detectados este verano
El Seprona investigó a varias empresas del polígono a raíz de los vertidos detectados este verano

Cuarenta y ocho horas es el plazo que el Concello de Sanxenxo da a una empresa asentada en el polígono de Nantes para poner fin a su actividad después de que el Seprona detectase que la firma carecía de licencia de actividad y de proyecto de saneamiento. La Guardia Civil requirió al propietario de la firma, un aserradero de piedra, dicha documentación en el marco de una investigación abierta el pasado verano a raíz de diversos vertidos de polvo de piedra detectados en el alcantarillado del parque.
La Guardia Civil remitió el informe al Concello de Sanxenxo requiriéndole el cierre o precinto de la empresa que lleva diez años de actividad en el polígono. Pese a que el propietario niega en todo momento que su empresa causase algún tipo de escape contaminante, el informe del Seprona habla de un “vertido industrial” al menos en una ocasión, reconocido por el gerente de la empresa, debido a un fallo técnico en la maquinaria. “Este problema en el alcantarillado hizo que el agua que empleamos rebosase, pero totalmente depurada. Casi se puede beber”, advirtió ayer el propietario a este periódico.
Así las cosas, el empresario acatará la orden municipal, aunque reconoce que cuarenta y ocho horas para desocupar una nave en la que existe una “inversión millonaria” no es suficiente. La actividad cesará de forma definitiva y no está prevista su reapertura cuando se recepcione el polígono industrial, requisito indispensable para obtener la licencia de actividad. “Disponemos de permisos de distintas administraciones y, por supuesto, de licencia de construcción”, asegura el propietario del aserradero de piedra. La baja de esta empresa en el polígono de Nantes reduce la actividad en el parque empresarial y envía al paro a dos empleados que actualmente trabajaban en el aserradero.

Comentarios