miércoles 18.09.2019

VILANOVA - Los terrenos del híper están hipotecados y con pagos atrasados al banco y los vecinos

Anova hizo pública ayer una ingente documentación sobre el área comercial de Deiro y la situación de la promotora, Desarrollos Vilanova, que muestra lo que los nacionalistas consideran una “gravísima” situación para los vecinos que pusieron los terrenos para la infraestructura.

los nacionalistas, en la comparecencia de ayer gonzalo salgado
los nacionalistas, en la comparecencia de ayer gonzalo salgado

Ramón Mouriño y Ricardo Nogueira, veteranos conocidos en política en las filas nacionalistas en la comarca, encabezaron ayer junto a Xurxo Charlín la primera comparecencia de Anova Vilanova, centrada en denunciar lo que consideran una “gravísima” situación sobre el proyecto de la macro área comercial de Deiro.
Tras conseguir la memoria de las cuentas anuales de 2012 de la promotora del complejo, Desarrollos Vilanova, han denunciado que los terrenos presentan una carga hipotecaria por importe de 1.137.240 euros, correspondientes a un préstamo ICO con el Banco Sabadell Atlántico.
El crédito se cargó sobre toda la superficie del suelo, a pesar de que la promotora solo es propietaria de alrededor del 78% de una de las parcelas finales en las que fue divido el terreno. El suelo restante pertenece todavía a una veintena de vecinos que en su día prefirieron no vender, sino ceder sus parcelas, entrando en la correspondiente junta de compensación, amparada por el Concello. El Ayuntamiento también tiene una pequeña superficie en esta relación (un 0,67%).
Esto quiere decir que la hipoteca solicitada en favor de la empresa se ha cargado, en parte, sobre particulares y sobre el Concello, cosa que fue posible gracias a que las muchas fincas rústicas iniciales “foron agrupadas”, explicó Xurxo Charlín.

impagos
La empresa dejó de pagar las cuotas del crédito de 2012, debido a los problemas económicos, solicitando una refinanciación que el banco no aceptó. La entidad crediticia tampoco ejecutó sus garantías tras producirse los impagos, pero el problema, critican, lo pueden heredar ahora los vecinos afectados, porque la carga hipotecaria es prioritaria.
De hecho, la promotora, en el convenio que remitió a sus acreedores tras solicitar entrar en situación concursal y donde se comprometen a pagar sus deudas en cinco años, los advierte de la situación sin tapujos: “Dichas fincas están actualmente gravadas con una primera hipoteca”, “por lo que la existencia y eventual ejecución de la misma no podrá interpretarse en ningún caso como incumplimiento de este convenio ni como engaño u ocultación de tales circunstancias por parte de Desarrollos Vilanova”.
Estos vecinos, según Anova, tampoco podrían recuperar sus parcelas.

los que sí vendieron
A mayores de la deuda con el banco, la empresa reconoce como acreedores a otro grupo de vecinos que sí vendieron sus terrenos. Estos están valorados en 3,5 millones, pero la firma admite “importes pendientes de pago a los vendedores de los terrenos adquiridos”, que “ascienden a 134.185,30 euros”.
“O número total de veciños afectados sábeo o alcalde, que para iso preside a xunta de compensación”, añadía Ramón Mouriño instando a Durán a dar más datos.
Anova tiene el convencimiento de que el proyecto no se podrá ejecutar. Destacan que la empresa “fala en pasado da área comercial” cuando dice que “el objeto de la compra de terrenos era instalar un Centro Comercial” y que, “en ningún momento contaron cun socio inversor o promotor”, tal y como reconoce la empresa.

Comentarios