• Miércoles, 20 de Junio de 2018

Vilanova pide ayudas a la Xunta y a la Diputación para retomar el vivero

El Concello de Vilanova ha decidido seguir apostando por la construcción del vivero industrial del polígono de Baión. Para ello, y tras un primer concurso que fue declarado desierto por el desinterés

Vilanova pide ayudas a la Xunta y a la Diputación para retomar el vivero
Una vista del proyecto para el nuevo edificio en el polígono de Baión | concello
Una vista del proyecto para el nuevo edificio en el polígono de Baión | concello

El Concello de Vilanova ha decidido seguir apostando por la construcción del vivero industrial del polígono de Baión. Para ello, y tras un primer concurso que fue declarado desierto por el desinterés de las constructoras en levantar el complejo, han aumentado el presupuesto del proyecto. Lo ajustado del anterior era, al parecer, la causa que había llevado a las empresas a renunciar a construir el recinto.
Entonces, el importe base de licitación fue de 299.355,21 euros, siendo ahora elevado hasta los 361.645,15. Para la financiación de esta cantidad, el Concello ha vuelto a solicitar subvención al amparo de la Xunta de Galicia, que ya había concedido en anualidades anteriores sendas ayudas de 240.000 euros que, finalmente, no se concretaron debido a la no ejecución de la obra.
Por ello, desde el Concello son optimistas en la concesión, nuevamente, de estos fondos y cuentan con que los 121.645,15 euros restantes lleguen a través del Plan Concellos de la Diputación en su edición actual de 2018-2019.

La Alcaldía de Vilanova dictó una resolución hace escasos días para la aprobación del proyecto de inversión y solicitud de a subvención autonómica.

Representantes comerciales
El Ayuntamiento ha concluido también un reglamento de uso y órganos que regirán el funcionamiento del centro. Habrá un director, en la figura del alcalde o edil delegado; un coordinador, puesto que será asumido por el agente local de empleo, y una comisión técnica, que incluirá a los dos cargos anteriores y a representantes de las asociaciones comerciales y empresariales de la localidad.
Será esta última la que tendrá la capacidad de decisión sobre la aprobación de los proyectos de empresas que se podrán asentar en las ocho naves con las que contará el vivero, en base a un baremo. Estas deberán ser nuevas o de reciente creación, tener su sede fiscal y social en Vilanova y presentar un proyecto con viabilidad económica y financiera. Podrán estar en el vivero, asesorados por la administración, durante doce meses, más una posible prórroga de otro año.

Cuatro naves serán de 68, 50 metros cuadrados, una de 91,50 y otra de 173,35. Cada empresa asentada deberá abonar dos euros al mes por cada metro cuadrado ocupado. Habrá servicios comunes como salas de reunión, cursos y administración; baños, oficinas, recepción y otros.