lunes 10/8/20

La Xunta proyecta el último tramo de sendas para unir A Illa, Vilagarcía, Vilanova y Cambados

Las obras tienen un coste de un millón de euros y será necesario expropiar terrenos en 21 propiedades
La conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, se reunió con el alcalde de Vilanova para mostrarle el proyecto | M. FERREIRÓS
La conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, se reunió con el alcalde de Vilanova para mostrarle el proyecto | M. FERREIRÓS

La Consellería de Infraestruturas e Mobilidade abrió ayer el plazo de alegaciones de 21 propiedades afectadas por el proceso de expropiación del proyecto de construcción de nuevas sendas y reparación de aceras en un tramo de 3,3 kilómetros de la PO-549 que, sumadas a las existentes, cumplirán una vieja aspiración comarcal: conectar Vilagarcía, Vilanova, A Illa y Cambados con un itinerario continuo y seguro para peatones. En concreto, se construirán 1,6 kilómetros de nuevas sendas entre los dos primeros y se repararán 1,7 kilómetros, además de crear pasos de peatones, uno con semáforo en la zona de Río da Ucha, y reordenar aparcamientos. La inversión se aproxima al millón de euros y el plazo de ejecución será de nueve meses.

“Este es el final de un proceso muy largo, llevamos muchos años luchando. El bipartito no hizo nada”, manifestó ayer el alcalde vilanovés, Gonzalo Durán, en presencia de la conselleira Ethel Vázquez que visitó el municipio con técnicos para presentar el proyecto. Y es que estas nuevas sendas conectarán con aceras y pasos ya existentes de tal manera que se cumple una vieja demanda de la comarca: la conexión a pie de manera segura entre los cuatro ayuntamientos.

Según Vázquez, beneficiará a unos 70.000 habitantes en invierno, así que en “verano serán moitísimos máis”. En cuanto a las propiedades afectadas, señaló que son un total de 21 de Vilagarcía y Vilanova, en su mayoría se trata de cierres de parcelas, y los dueños podrán realizar sus alegaciones hasta el 17 de agosto. Posteriormente se daría continuidad al proceso administrativo para ejecutar este proyecto destinado a mejorar la seguridad vial en un tramo de mucho tránsito de coches y peatones, además de estar plagado de establecimientos comerciales, y “fomentar a mobilidade sostible”, añadió Vázquez.

Un técnico detalló que en la Avenida de Vilanova no hay un itinerario peatonal que conecte las aceras existentes y que la nueva senda tendrá un ancho mínimo de 1,8 metros y recorrerá el margen derecho de manera continua, mientras que en el izquierdo se hará un tramo de 300 metros que comunicará la zona del parque de bomberos con el inicio de esta travesía. En el segundo tramo de actuación, entrando en la travesía de Corón, donde hay un problema porque las actuales aceras son estrechas y también los aparcamientos, lo que provoca que los coches se suban a ellas obligando al peatón a bajar a la calzada, se van a anchear ambos retranqueando el eje de la carretera hacia la derecha para tener un paso de un mínimo de 1,35 metros y zonas para aparcar de 2,5 metros, y lo mismo por la derecha y donde es posible expropiar para conseguirlo. Además la actuación se completa con pasos de peatones a lo largo de la travesía. También se va actuar saliendo de esta, con un itinerario de 1,8 metros de anchura para dar continuidad al anterior y así quedaría “todo comunicado desde Vilagarcía a Cambados”. El último tramo será en la zona de Aldea Río da Ucha, en este último municipio, donde se instalará el paso regulado con semáforos y se habilitarán 100 metros de senda para conectarlo con el camino vecinal y además, se facilitará el acceso a una parada de autobús.

Vázquez recordó que también se conectará con las aceras que se están ejecutando actualmente en Tarrío y el regidor añadió que en los últimos años, la Xunta ha destinado más de 3 millones de euros en “mejorar la seguridad de los vecinos”. Así recordó el proyecto de mejora de la seguridad vial que se está terminando en la PO-549. l

Comentarios